X
Puerto de la Cruz >

Cerrillos: “Hace falta una actividad comercial de calidad en la ciudad para ser creíbles”

   

La redactora del Plan Especial se muestra optimista respecto a las posibilidades de futuro de la ciudad. / DA

LUIS F. FEBLES | Puerto de la Cruz

María Luisa Cerrillos es la encargada de poner en marcha una herramienta de planificación que aporte ideas innovadoras y establezca unos cauces de actuación necesarios para la rehabilitación del centro histórico de Puerto de la Cruz. El Plan Especial del Casco (PEC) es la fórmula adecuada para tal efecto. La redactora de este programa intercambia impresiones con este periódico acerca de las posibilidades de futuro del municipio portuense.

-De las alegaciones presentadas al Plan Especial del Casco, ¿qué novedades destacaría?

“No hay ninguna alegación especialmente grave o contraria; todas entran dentro de lo normal. Hay muchas alegaciones que se refieren al fuera de ordenación, por lo que se denota que los ciudadanos adolecen de cierta falta de información; el fuera de ordenación no es un tema que dependa del Plan Especial, sino del Plan General. Este último determina cuatro plantas como máximo para todo el casco histórico, mientras que el Plan Especial no puede saltarse una disposición del Plan General. Por ejemplo, hay alegaciones referentes a edificios que tienen 9 plantas con 20 o 30 apartamentos. En estos casos no podemos dar respuesta a estas alegaciones, no tenemos poder en este sentido. Hablamos de un tema que viene de lejos, desde la Ley del Suelo; el fuera de ordenación es un tema sin resolver, no podemos legalizar esto. En lo que respecta al fuera de ordenación, para que el Plan Especial pudiera saltarse estas cuestiones, tendría que revisarse el Plan General y que asumiera esas alturas como legales, y a partir de ahí el Plan Especial podría planteárselo. Somos muchos los que tenemos dudas al fuera de ordenación. Pensamos que son injustos porque en su momento a esas personas se les dio su licencia, y diez años después, llega un planeamiento y lo deja fuera de ordenación”.

-¿Considera que los ciudadanos desconocen la nomenclatura urbanística?

“Los urbanistas utilizamos a veces un lenguaje técnico y complicado que a la ciudadanía le resulta difícil de comprender. Es normal que no entiendan estos términos y tenemos que ser claros y responder de la forma más comprensible posible”.

-¿Cómo se coordinan el Plan Especial con el Consorcio Urbanístico de Puerto de la Cruz?

“Estamos en continua comunicación con el gerente, Fernando Senante. Él se ha encontrado con muchas cosas que hacer, lo cual es bueno, pero es un reto difícil. Sería bueno que al gerente se le dieran todas las facilidades y se le ayudara para sacar adelante todo lo que tiene. El Plan Especial tiene su ámbito de influencia, y el Consorcio también el suyo; hasta ahora, no ha habido ningún problema, nos entendemos bien. El gerente está haciendo un buen trabajo”.

-¿Y la relación con el Gobierno municipal qué tal es?

“Ahora estamos terminando de redactar las respuestas de las alegaciones presentadas tras la finalización del último plazo que acabó en agosto. Nos siguen faltando los informes de las distintas instituciones. Desde que estén terminados, también se contestarán. Tras la tramitación, cuando se hace este informe, lo redacta el equipo que ha hecho el plan y se procede a enviarlo al Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, que es el soberano para decidir. En base a las respuestas del Ayuntamiento se redacta el documento definitivo. El Consistorio es el que tiene la potestad para decidir”.

-¿Cómo encajaría el Parque Marítimo Municipal y el futuro puerto deportivo-pesquero con el Plan Especial?

“Nosotros respecto al futuro puerto no tenemos nada que ver. Es un proyecto que está fuera del ámbito del Plan Especial. Sin embargo, todo lo que es el Parque Marítimo, unos 90.000 metros cuadrados, están dentro del ámbito de Bien de Interés Cultural (BIC). Creemos que el que realizó la declaratoria BIC, lo ha hecho muy bien, porque todos esos metros cuadrados van a tener un impacto sobre el casco histórico definitivo. De que esté bien o mal planeado lo que se va a realizar en esta zona podrá ser un elemento de revitalización de la ciudad, o convertirse en un gueto de espaldas a la ciudad”.

-En cuanto al futuro de los hoteles en la ciudad, ¿considera que algunos son recuperables?

“En nuestra ordenanza planteamos la posibilidad de convertir en viviendas algunas de los cientos de plazas hoteleras de bajísima calidad dentro del casco. Esta posibilidad no es legal, pero lo planteamos como un salida. Al Plan Especial le gustaría que se consolidara mucho más el uso de vivienda dentro del casco histórico. Echamos en falta los hoteles con encanto, los llamados hoteles boutique; en el Puerto no hay ninguno. Hay ejemplos como la casa Álvarez Rixo, o el propio Santo Domingo, que serían espacios adecuados. Son todos del modelo turístico de los años 70, basados en bloque-terraza. Podría darse en el casco una oferta diferente”.

-¿Cómo se encuentra el casco histórico de la ciudad?

“La ciudad es una joya sin pulir a pesar de los niveles de agresión que ha sufrido a lo largo de su historia. Los últimos 25 años en la zona del casco han sido atroces. Quedan 68 edificios catalogados de los 550 que existen. Hace 50 años estaban todos. El proceso destructivo del casco y de demoliciones es muy reciente. Antes, esta zona tenía un valor económico importantísimo. La edificación que había era del nivel de ciudades como Cartagena de Indias o La Habana. Ahora, tenemos muchísimas heridas y muchas barbaridades. Tenemos una ciudad agredida, es el reino de la fealdad. La pregunta es por qué. Vemos cómo algunos señores llenan una casa catalogada de rótulos comerciales con anuncios de alguna famosa con un reloj o anunciado cualquier cosa; no quedan ni centímetros para ver la casa. No se dan cuenta el daño que se le hace a la actividad comercial de calidad de la ciudad; así no seremos creíbles”.

-¿Reúne Puerto de la Cruz las condiciones necesarias para equipararse a las ciudades turísticas de primer nivel?

“La ciudad lo tiene todo. Lo que pasa es que está dormida; tiene todas las condiciones de partida pero le falta creérselo. Posee unas posibilidades estupendas como ciudad que no se están poniendo en valor. Es un lugar dinámico, activo, con un clima fantástico, pero tiene que meterse en vereda. Nadie puede negar que Puerto de la Cruz tiene futuro, pero no podemos seguir con las calles invadidas, con vías llenas de maletas y maniquíes con camisetas y manteles chinos. A partir de ahí, solucionando esto, la zona tendría más valor económico. Hay que darle un nivel de calidad al municipio. Un aspecto a tener en cuenta es que está prohibida dentro del casco histórico la publicidad, el anuncio de marcas, por ejemplo. A este respecto, a la vez que pones en marcha una normativa que va a exigir una inversión al ciudadano, tienes que poner una línea de subvenciones para ayudar a ese comerciante. Hay empresarios dispuestos a apostar por un nivel de calidad nuevo para la ciudad. Por otra parte, los hay, anclados en modelos comerciales antiguos, que impiden la labor de estos empresarios dispuestos a apostar por la calidad”.