X
LA LAGUNA >

Cientos de devotos despiden al Cristo

   

J. F. JURADO | La Laguna

Numeroso público se dio cita ayer en el Real Santuario para despedirse temporalmente del Santísimo Cristo. / SERGIO MÉNDEZ

Cientos de fieles acudieron ayer tarde a despedir al Santísimo Cristo de La Laguna, antes de su restauración. La primera intervención de calado a la que es sometida la venerada talla lagunera en sus cinco siglos de historia. Por este motivo, la Esclavitud del Cristo, responsable de la custodia de la imagen, organizó una ceremonia extraordinaria de Descendimiento y Besapié, oficiada por el rector del Real Santuario, Carlos Quintero, y que contó con la asistencia de numerosos creyentes.

Entre las ausencias destacó la del obispo Bernardo Álvarez, que está estos días en Madrid para asistir a una asamblea plenaria celebrada por la Conferencia Episcopal Española. Las únicas autoridades presentes fueron la concejal de Cultura y Patrimonio de La Laguna, Julia Dorta, y la consejera insular de Deportes, María del Cristo Pérez.

La imagen del Cristo permanecerá retirada al culto durante los próximos cuatro meses, hasta mediados de marzo de 2012. Un equipo de cuatro especialistas de la Instituto Real de Patrimonio de Amberes, entre ellos una técnico española, llegarán mañana, jueves, a la Isla para encargarse de los trabajos, consistentes, básicamente, en la limpieza de la imagen.

Restauración

Para poder costear la restauración, cifrada en unos 150.000 euros, la Esclavitud contará con la ayuda del Ayuntamiento de La Laguna y el Cabildo Insular. Entre ambas administraciones aportarán el 50% del presupuesto. La otra mitad saldrá de una campaña de donación voluntaria, que lleva por título: “Él te necesita”. Cada miembro de la hermandad deberá aportar 50 euros a la causa, y aquellas otras personas o empresas que colaboren con un mínimo de 20 euros recibirán como recuerdo un diploma nominativo y numerado. Durante su última homilía junto al Cristo, antes de su restauración, el párroco Carlos Quintero calificó de “sorpresa agradable” que, con motivo de este retiro obligado de la imagen, sus fieles hayan querido organizar un “Descenso solemne”. “Se pudo haber hecho un descenso privado, pero vuestra devoción ha querido que sea de esta manera”, dijo. Quintero definió al Cristo de La Laguna como “una obra de arte material”, convertida por sus devotos en una “obra de arte espiritual”, y señaló que cuando se produzca su regreso al altar será “como la Pascua de Resurrección”.

El rector del Real Santuario confía en que “la restauración lo deje como está” actualmente y afirmó que, pese a su procedencia sevillana, el Santísimo Cristo es ya “un isleño más que vive en nuestra geografía y recibe el cariño de los devotos canarios”.