X
tribunales >

Cinco años por abusar de una menor de 17 años inconsciente por la bebida en Alicante

   

EFE | Alicante

Un hombre de 26 años ha sido condenado a cinco años de prisión por abusar sexualmente de una menor de 17 años en plena calle, en un momento en el que ésta se hallaba inconsciente por la ingestión de alcohol, durante las fiestas patronales de Monóvar (Alicante).

Según la sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial alicantina, a la que ha tenido acceso Efe, el hombre admitió los hechos durante el juicio aunque adujo que no era consciente por el alcohol y la marihuana, versión que el tribunal rechaza por las pruebas periciales y el testimonio de los testigos.

Los hechos ocurrieron durante la noche del 10 de septiembre de 2008 cuando Maximiliano Matías L.G, nacido en Monte Grande de Buenos Aires (Argentina) y vecino de Elche, acudió a las fiestas patronales de la cercana población de Monóvar.

Allí conoció a la víctima, M.T.S.A., con quien durante un tramo de la noche, incluso, se besó hasta que la joven decidió dejarle por otros amigos debido a que el joven pretendía hacerle tocamientos.

Tiempo después, sobre las 6 horas de la madrugada, la joven salió del establecimiento de ocio para vomitar en la calle y en ese momento se le acercó el procesado para proponerle mantener relaciones sexuales.

Según la sentencia, la joven lo rechazó pero, a causa de su intoxicación etílica, perdió la consciencia, lo que fue aprovechado por Maximiliano Matías L.G. para llevarla a una zona cercana.

Allí, entre dos coches, la desvistió de cintura para abajo y la penetró vaginalmente, rompiéndole el himen, antes de volverla a vestir y dejarla apoyada en uno de los coches pese a que continuaba inconsciente.

La joven se desplomó poco después al suelo y fue atendida por una la dotación de una ambulancia de la Cruz Roja que fue avisada por un matrimonio que había presenciado lo ocurrido desde una vivienda cercana.

La víctima recuperó la consciencia ya dentro de la ambulancia, sin recordar lo que había sucedido hasta que vio manchas de sangre en su ropa y notó molestias musculares.

Durante la vista oral, el procesado no negó los hechos aunque aseguró que se hallaba “afectado” por el consumo de alcohol y la marihuana, sustancias que, según mantuvo, le impedían ser consciente de sus actos.

Sin embargo, los testigos relataron que actuó de forma precisa y eficiente en sus propósitos, lo que ha llevado al tribunal a rechazar que tuviera alteradas sus facultades.

Aparte de los abusos sexuales propiamente dichos, la sentencia considera “especialmente reprochable” que abandonara a la menor de 17 años “a su suerte” en una actitud de “falta de humanidad”.

Además de los cinco años de cárcel, el tribunal le impone una indemnización por daños morales de 6.000 euros para la menor y decreta 10 años de prohibición de acercamiento a menos de 200 metros, así como que se comunique con ella por cualquier vía.