X
medio ambiente >

Con el 70 % de las 52.000 toneladas de aceite de fritura consumido en Canarias se podría obtener biodiesel

   

EFE | Santa Cruz de Tenerife

El 70 % de las 52.000 toneladas anuales de aceite de fritura consumido en Canarias, según datos de 2010, podrían utilizarse para producir biodiesel, lo que permitiría obtener biocombustible a partir de un residuo muy contaminante que suele terminar en los desagües.

Así lo ha asegurado a Efe el químico Carlos Molina, quien en su tesis doctoral “Estudio de la composición y estabilidad del biodiesel obtenido a partir de aceites vegetales limpios y procedentes de aceites de fritura” ha desarrollado un método para obtener y analizar biodiesel a partir de aceites vegetales usados.

El procedimiento “es relativamente sencillo” y consiste en tratar los aceites de fritura con sulfato de magnesio para eliminar el agua y los ácidos grasos libres. Carlos Molina ha optimizado los parámetros necesarios para conseguir rendimientos de la reacción en torno al 85 por ciento, ha explicado.

El aceite usado que recogen actualmente los ayuntamientos en Canarias va directamente a la península y el resto termina en el desagüe, con el riesgo que supone su filtración a los acuíferos y el sobrecoste necesario para la depuración de las aguas, porque en la actualidad no existe ninguna infraestructura en la que reutilizar los restos de aceite para obtener combustible.

Pese a que el procedimiento es relativamente simple, el mayor impedimento está en recoger el aceite usado, ya que requiere una logística importante que conlleva un cierto coste y que depende, en gran medida, de la concienciación ciudadana, ha añadido el químico.

En la tesis doctoral que Carlos Molina defendió en la Universidad de La Laguna el pasado septiembre, lo que “más sorprendió” al tribunal fue una técnica novedosa, pendiente de patentar, para la caracterización del biodiesel que permitiría detectar posibles adulteraciones del biodiesel con aceites vegetales.

Según el método propuesto por Carlos Molina, se puede verificar la transformación de aceites vegetales en biodiesel de forma “rápida, eficaz y sencilla” y serviría para realizar un control de calidad de los biocombustibles.