X
eta >

Condenan a 1.000 años de cárcel al etarra Olarra Guridi por un atentado en Madrid

   

EUROPA PRESS | Madrid

La Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a 1.000 años de prisión al dirigente de la banda terrorista ETA Juan Antonio Olarra Guridi por ordenar la comisión del atentado con coche-bomba cometido en la calle Corazón de María de Madrid el 6 de noviembre de 2001, en el que resultaron heridas 95 personas. El objetivo de la banda era el subsecretario de Política Científica, Juan Junquera, que salió ileso.

Los magistrados Alfonso Guevara, Ángeles Barreiro y Clara Bayarri consideran a Olarra Guridi culpable de la comisión de delitos de depósito de armas y explosivos, otros dos de estragos, un asesinato en grado de conspiración y 95 asesinatos terroristas en grado de tentativa.

Condenan además a tres miembros del ‘comando Buro Ahuste’ –Gorka Palacios, Ivan Apaolaza Sancho y Oier Goitia Abadía– a 10 años de cárcel por depósito de armas y explosivos , que proporcionaron al comando responsable del atentado, mientras que les absuelve de la acusación de tentativa de asesinato terrorista.

La Audiencia Nacional ya condenó a 1.042 años de cárcel a dos miembros del ‘comando Madrid’, los autores materiales Ana Belén Egües Gurruchaga y Aitor García Aliaga, quienes fueron detenidos el 6 de noviembre de 2001 gracias a la ayuda prestada por un “ciudadano ejemplar anónimo”, según señaló en una sentencia dictada en octubre de 2005.

El 6 de noviembre de 2001, los miembros del ‘comando Madrid’ decidieron atentar, por orden de Olarra Guridi –dice la sentencia– contra el subsecretario de Política Científica, Juan Junquera, al que habían intentado asesinar varias veces. Para ello colocaron un coche-bomba en la confluencia de las calles Corazón de María y Cardenal Silíceo, que hicieron estallar al paso del vehículo del alto cargo.

A consecuencia de la explosión, resultaron lesionadas un total de 95 personas y se produjeron daños valorados en 1.568.987 euros en los inmuebles cercanos y en 129.071, en vehículos próximos.

Tras ello, un ciudadano vio cómo Ana Belén Egüés y Aitor García huían del lugar del atentado y sospechó de ellos, por lo que procedió a seguirles en su vehículo, mientras llamaba por teléfono a la Policía y les indicaba la ruta que siguieron. Se les detuvo en el cruce de las calles Mandarina con Ciconia y se comprobó que el vehículo en el que habían huido estaba preparado para hacer explosión.

El ‘comando Madrid’ contaba con varios pisos francos en la capital y uno en Salamanca en los que se encontró abundante documentación falsa, armas, municiones y explosivos, y placas de matrícula para doblar.

La resolución, hecha pública este miércoles fija, además, una indemnización de millón y medio de euros para una de las víctimas y de 250.000 euros en otro de los casos. El resto de heridos percibirán 100 euros por día de hospitalización y 150 por día de impedimento.

El tribunal ha tenido en cuenta para incriminar a Olarra Guridi el hallazgo de sus huellas en un plano de la ciudad de Madrid localizado en el piso de Aitor García y las marcas efectuadas en otro mapa remitido por las autoridades francesas.