X
sucesos >

Cristo ya acumula 46 arrestos por robo a sus 37 años de edad

   

Efectos recuperados por la Policía Local de La Laguna en la última detención de Cristo. / DA

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Cristo H.L. fue arrestado por policías locales de La Laguna la semana pasada tras una persecución a la carrera gracias a la cual se lograron recuperar los efectos que minutos antes había supuestamente robado de un Jeep Land Cruise estacionado en la calle Calipso de La Cuesta.

En total se había apoderado de una bicicleta, gafas de sol, una mochila, etc., para lo cual no dudó en hacer añicos uno de los cristales del vehículo con un martillo y prácticamente arrasar el interior del mismo.

Aunque en esta ocasión la eficaz reacción policial satisfizo a la víctima, que felicitó in situ a los agentes actuantes, descubrir con posterioridad que, a sus 37 años de edad, el de la semana pasada es el cuadragésimo sexto arresto de Cristo. Esto desvela hasta qué punto la reincidencia supone, de lejos, una clave básica para comprender el fenómeno de la inseguridad ciudadana.

La mitad de los arrestos

La gran mayoría de los arrestos de Cristo, que pronto llegará al medio centenar, están relacionados con la comisión de robos con fuerza en las cosas, aunque también figuran en su expediente algunos con violencia sobre las personas. Aunque la cifra de detenciones es alta, está lejos de otros casos, pero sí que permite desvelar que esta actividad delictiva, lejos de ser casual, se ha convertido en el modus vivendi del individuo. Y, claro, no es el único.

Aunque no constan estadísticas recientes sobre la reincidencia en la Isla, sí es habitual el resultado de las mismas en nuestro país: la mitad de las detenciones se practican a reincidentes, sin que el legislador se anime a emprender una reforma legal que afronte el problema de raíz, como hizo hace poco rebajando la cuantía de los hurtos que pueden ser castigados con penas privativas de libertad, con un resultado al menos dudoso en cuanto a su efectividad.

[apunte]

Algunas claves

En un estudio sobre reincidencia delictiva elaborado por el Departamento de Justicia catalán hace dos años se reflejan algunas de las claves sobre las que se basa este fenómeno. Así, los autores consideran demostrado que se repiten tres factores entre los delincuentes reincidentes: la juventud de los mismos, la perseverancia en los delitos de contra el patrimonio y el hecho de que sus perfiles respondan a personas con dificultades de inserción social por la falta de recursos y/o de arraigo. Resulta evidente que las circunstancias actuales por las que atraviesa Canarias, con un paro juvenil galopante y una actividad económica bajo mínimos que ha impulsado a miles de personas hacia la pobreza, no son las más apropiadas para combatir un fenómeno como la reincidencia, que ocupa unos recursos policiales, judiciales y penitenciarios lamentablemente cada vez más escasos por estos lares.

[/apunte]

En serie

Aunque llamativo por el número de arrestos, el caso de Cristo no resulta una novedad para las fuerzas de seguridad que actúan en Canarias. En realidad, el delincuente que reincide es el pan de cada día, como demuestra que la Guardia Civil informase el pasado sábado de la reciente captura en el término municipal sureño de San Miguel de un joven de 25 años al que un comunicado del Instituto Armado le achaca hasta seis delitos cometidos en apenas un mes y siempre contra el patrimonio.

De su propensión a la reincidencia da cuenta el hecho de que entre los delitos que se le achacan se encuentran actividades repetitivas como acechar a los padres del Instituto de Las Zocas o a los bañistas de La Tejita para sustraer sus pertenencias.

Dejamos para el final de esta lamentable exposición de actividades delictivas el caso de un menor de edad de cuyo arresto informó ayer el Cuerpo Nacional de Policía. Se le imputan tres robos que tuvieron lugar en sendas viviendas de Los Realejos, donde el autor de los mismos forzó puertas y ventanas, en horario diurno y mientras sus moradores se encontraban ausentes, apoderándose de joyas, ordenadores y diverso material informático.

¡Ah! Este aspirante ya tenía antecedentes por otros robos…