X
Análisis >

Currículum > Enrique Areilza Molet

   

Desde nuestro punto de vista, el currículum debe ser el soporte de nuestra campaña publicitaria. Es el origen del proceso de nuestra venta personal. Las siglas AIDA (atención, interés, deseo, acción) resumen las fases de una venta y nos pueden servir de guía.

Para vendernos, lo primero es conseguir la atención en nuestro interlocutor. Solo una vez captado, podremos provocar su interés, seducirlo para que decida conocernos personalmente y finalmente conseguir que nos llame para establecer una entrevista de trabajo.

En ese momento, en la entrevista, empezaremos un nuevo AIDA, el que perseguirá pasar a la siguiente fase del proceso de selección o directamente entrar en la negociación de las condiciones.

Consejos para nuestro soporte publicitario (currículum) de manera que persiga y en ocasiones consiga esos objetivos:

Antes de:

-Piensa en un profesor leyendo miles de exámenes.

-Piensa en tu currículum como el medio para alcanzar la entrevista, no el puesto.

Redactando:

-Elimina todo lo superfluo. ¿Has visto alguna vez una valla publicitaria con un texto que no aporte nada?

-Utiliza mensajes de venta de tus habilidades y capacidades. Eso genera interés.

-No incluyas tus objetivos sino tus logros o las aportaciones que puedes ofrecer. ¿Has visto una valla que diga: nuestro objetivo es obtener una rentabilidad del 30%?

-Especifica la experiencia; las generalidades no atraen y no distinguen (posicionamiento).

-Detalla acciones que indiquen tus capacidades en lugar de definiciones. Mejor decir “lideré un equipo de 15 consultores alcanzando un resultado del 125% sobre el objetivo” que decir “capacidad de liderazgo”.

-Evita descripciones vacías y demuéstralas en la entrevista (enérgico, dinámico, entusiasta…).

-No incluyas obviedades como “referencias a su disposición”.

En resumen, hay que centrar la información en acciones y éxitos contrastables, resaltando aquello que pueda añadir valor a la empresa o sector.

*Dream Team Executive Search