X
VI EDICIÓN MIRADASDOC >

El amanecer de una directora

   

JOSÉ L. CONDE | Guía de Isora

Ryley Grunenwald. / EVA MOLINA

Directora, productora, guionista, fotógrafa son todos los trabajos que Ryley Grunenwald ha desarrollado en su película The dawn of a new day (El amanecer de un día), que aborda el problema de la sanidad en Benin (África occidental) y que son solucionados, en la medida que se puede, por los médicos del buque Africa Mercy, que periódicamente atraca en el muelle de Santa Cruz de Tenerife para labores de mantenimiento.

Ryley Grunenwald es una joven de 28 años que nació en Sudáfrica, y que se presenta al concurso internacional Ópera prima del VI Festival Internacional de Cine Documental de Guía de Isora, tras haber sido seleccionada en el pitching del año pasado. El amanecer de un nuevo día es un documental duro, en ocasiones bastante duro, cuyo hilo conductor es el doctor Tertius Venter, quien un día recibe la llamada de Dios con el mensaje de que su labor terrenal consiste en atender gratuitamente a aquellas personas de África que tienen graves problemas de salud y que, además, se deforma gravemente su cuerpo, con las consiguientes secuelas psicológicas derivadas.

El doctor Venter deja atrás a su familia y una vida cómoda para seguir la llamada divina y dedicarse a atender a jóvenes con terribles malformaciones en sus piernas y cara o tumores en jóvenes detectados en la infancia y que nunca han sido atendidos hasta que llega la salvación a bordo del barco.

Ryley Grunenwald decidió la realización de este largometraje documental tras enrolarse de manera voluntaria en el barco como limpiadora y conocer de cerca esa tremenda realidad. Posteriormente llegó la tarea de buscar financiación, que consiguió a través de dos instituciones públicas sudafricanas, y asumir gran parte del trabajo que supone la realización de una película de estas características. Fueron en total dos años de trabajo de filmación.

Los costes, a raya

Pese a contar con ayuda económica, tuvo que ingeniarse para que los costes no se desbordarán lo que la obligó a asumir el desempeño de más trabajos dentro de la propia película, no solo de la dirección y producción, sino también de guionista y fotógrafa.

Ryley Grunenwald marchará de nuevo a Sudáfrica donde está rodando un nuevo documental. Se trata, según nos cuenta, de un thriller que denuncia la construcción de una carretera en su país, con numerosas expropiaciones y destrucción de paisajes naturales idílicos, para llegar a una explotación de titanio.