X
ETA >

El fiscal pide 32 años para un etarra por la explosión de un coche bomba en Bilbao

   

EFE | Madrid

La Audiencia Nacional juzgará el próximo jueves al etarra Jon Kepa Preciado por la explosión de un coche-bomba en Bilbao el 12 de enero de 2002 que causó numerosos daños materiales, hechos por los que la Fiscalía solicitará para él 32 años de prisión.

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal Jesús Alonso acusa a Preciado de un delito de estragos terroristas, otro de robo con intimidación y un último de detención ilegal con fines terroristas.

Según el representante del Ministerio Público, dos miembros del “comando Jata” -el acusado y Jon González González- ayudaron a sus compañeros del “K-Olaia” Garikoitz Azpiazu, “Txeroki”, Asier Arzalluz -ya condenado a 32 años de cárcel por estos hechos- e Idoia Mendizabal a sustraer, preparar y colocar un coche-bomba para cometer este atentado.

Así, los integrantes de ambos comandos robaron el 12 de enero de 2002 un coche a punta de pistola en una zona boscosa del Alto de Kobaron, e introdujeron al propietario del vehículo en el maletero con una capucha en la cabeza y las manos atadas.

Posteriormente, explica el fiscal, los terroristas abandonaron atado al propietario del vehículo en un monte de la zona de Muskiz (Vizcaya) hasta que dos horas después fue liberado por la Ertzaintza.

Sobre las 13.45 horas de ese día, el turismo, en cuyo interior habían colocado un artefacto compuesto por 30 kilos de dinamita y un sistema de activación por temporizador, hizo explosión en la confluencia de la Gran Vía de Bilbao y la calle Alameda de Mazarredo, causando múltiples daños en inmuebles, tasados en 1.550.830 euros, así como en vehículos por valor de 111.369 euros.

El atentado terrorista fue reivindicado por ETA en un comunicado remitido al diario Gara el 4 de abril de 2002.

Jon Kepa Preciado, condenado en Francia a diez años de prisión por integración y por la Audiencia Nacional a otros nueve por almacenar armas y explosivos, fue entregado a España en agosto de 2010 tras ser detenido en la localidad gala de Limoges en febrero de 2004 junto a su compañero Jon González.

Por otra parte, la Audiencia Nacional juzgará el próximo lunes a Jon Etxegarai Begoña, acusado de colocar en marzo de 2002 un artefacto explosivo en el cajero automático de una sucursal bancaria de Getxo (Vizcaya), hechos por los que la Fiscalía pide para él dos años y medio de prisión.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, Etxegarai, en unión de Orkatz Gallastegi Sodupe -ya condenado por estos hechos- y de otro joven formaba parte en esas fechas de un grupo dedicado a la violencia callejera.

El 15 de marzo de 2002, y tras cubrirse el rostro con camisetas a modo de capuchas, colocaron un artefacto explosivo-incendiario en el cajero de la sucursal de La Caixa situado en la calle Itxurgi de Getxo.

La explosión causó daños en el inmueble en el que se sitúa la entidad bancaria -que ocupa los bajos de un edificio de viviendas- valorados en más de 17.000 euros.

El fiscal señala en su escrito que “en las cercanías del lugar de los hechos se recogieron diversos objetos como guantes de látex, un jersey, un trapo tipo capucha y dos camisetas de color rojo y blanco, en una de las cuales se han identificado restos genéticos pertenecientes al acusado Etxegarai”.