X
LOS PARTIDOS > COALICIÓN CANARIA

El mensaje oculto de la imagen

   

J. MORENO | Santa Cruz de Tenerife

A lo largo de los últimos años la imagen ha ido cobrando cada vez más protagonismo en la sociedad. La política no podía ser menos, y los responsables públicos cada vez atienden más su aspecto ya que es el primer contacto que tienen con el ciudadano. Luego ya viene el discurso, y ambos factores, inciden en el convencimiento de los votantes.

¿Qué transmiten los principales candidatos de Coalición Canaria? Esa es la cuestión que ha respondido la doctora y analista de la imagen Carmen Torrejón. En general, tanto Ana Oramas, candidata número uno al Congreso por la provincia tinerfeña, como Ricardo Melchior, candidato al Senado por Tenerife, han aprobado el examen, aunque, todo sea dicho, la primera con mejor nota. En este sentido, Torrejón afirma que ambos son personas que “transmiten confianza, aunque esto tiene que ir unido, también, al discurso”.

“Ana Oramas me sugiere una imagen bastante correcta, una persona que cuida su aspecto sin ser exagerado”, explica la experta. Asimismo, describe a la nacionalista como “jovial, dinámica y cuya vestimenta y peinado son acordes a su cargo y su edad”. Torrejón matiza que no es el caso de otras políticas “que no visten de manera adecuada con su ocupación, como es el ejemplo de Leire Pajín”. Por último, insiste en que “la impresión que me da es de una persona coherente, que transmite tranquilidad y serenidad”.

Sabiduría

En cuanto al candidato a la Cámara Alta, la doctora no se muestra tan optimista. Aunque explica que “los años dan una expresión de tranquilidad y de sabiduría”, critica su aspecto físico, puesto que “el sobrepeso da una imagen de una persona poco dinámica”.

La doctora Carmen Torrejón es licenciada en Medicina por la Universidad de Sevilla, además es directora del Centro Médico Starbene. Además, ejerce como divulgadora en distintos medios de comunicación. Durante más de 20 años ha asesorado a distintos políticos en la mejora de su estética y, entre su labor, está conocer y desvelar muchos de los trucos, recursos y métodos que utilizan los distintos candidatos. Defiende que la imagen pública de un candidato es algo trascendental, puesto que los gestos, estética, calvicie, sobrepeso o su mirada representan en conjunto más de la mitad de su mensaje.

Aunque los ciudadanos se guíen, sobre todo, por sus convicciones políticas, programas electorales y trabajo a la hora de depositar su voto, lo cierto es que la imagen ocupa un papel cada vez más notorio y, como se dice, solo hay una oportunidad para causar una primera impresión.