X
desempleo >

El paro de larga duración aumenta hasta representar casi la mitad del total de desempleados

   

Imagen de archivo de una oficina de empleo. / EFE

EFE | Barcelona

El nivel de paro de larga duración en España creció en el tercer trimestre hasta representar el 49,3 % del total de desempleados, al crecer en 1,9 millones de personas este tipo de parados desde el inicio de la crisis, según un informe encargado por la empresa de selección Manpower.

El actual nivel de parados que llevan más de un año buscando empleo conlleva que el mercado laboral en España requiera una década para recuperar los niveles de desempleo de larga duración anteriores a la crisis, según ha explicado hoy a la prensa el autor del informe, el catedrático Josep Oliver.

De los 2,4 millones de desempleados estructurales registrados entre enero y septiembre, el 51,9 % llevan dos o más años sin empleo, un nivel que desde 2009 ha ido aumentado progresivamente.

Hombre, mayor de 34 años, nacido en España y con estudios medios es el parado de larga duración más abundante, lo que conlleva que cada vez recaiga sobre más personas que han sido tradicionalmente el pilar principal de la unidad familiar y que habían tenido trabajo anteriormente.

Y aunque tanto los parados de larga como de corta duración tienen un perfil similar, muy ligado a la sangría en el sector de la construcción, Oliver ha advertido: “Podríamos estar ante un punto de inflexión hacía otra fase de la crisis”.

Por ello, el rostro de los parados que la crisis ha ido perfilando está cambiando, especialmente con los dados de desempleo del tercer trimestre, en cuanto al sexo, sectores a los que afecta, nivel de estudios y tipo de contrato.

En los últimos dos años las mujeres han pasado de representar el 44,4 % del total de desempleados al 46,3 % del anterior trimestre, mientras que el sector servicios ha destruido 38.000 empleos entre julio y septiembre, tras un repunte de empleo antes del verano.

Además, entre abril y septiembre de este año las personas con estudios superiores han perdido empleo por primera vez y las que tienen un bajo perfil formativo han menguado su peso en el total de paro, pasando del 58,3 % al 56 % en un año.

El nivel de empleo de los asalariados con contrato temporal ha ganado peso en los últimos trimestres, desde el 24,8 % sobre el total de trabajadores hasta el 26,1 % del tercer trimestre, en detrimento de los contratos indefinidos.

Además, los jóvenes ostentan cada vez un menor peso en la tasa de paro, aunque se explica porque parte de los jóvenes inmigrantes han vuelto a su país y porque parte de los nativos han sustituido el mercado laboral por el de la formación y el reciclaje.

Para el catedrático Oliver, estos cambios de tendencia en el tercer trimestre del año coinciden con el avance del paro entre julio y septiembre que se explica por la crisis de la deuda soberana.

“El cambio radical entre el segundo y tercer trimestre debe explicarse por causas externas. Ha cambiado la percepción de la situación económica, lo que para en seco las decisiones de los empresarios”, ha dicho el autor del informe ‘El mercado de trabajo abril-septiembre 2011 y el paro de larga duración’.

Pese al cambio, la construcción no ha frenado su marcha atrás y ha marcado un mínimo histórico, ya que su peso sobre el global de empleos equivale al mínimo marcado en 1985, también en plena crisis.