X
EL HIERRO > CRISIS SÍSMICA Y RIESGO VOLCÁNICO

El primer retrato del volcán

   

Lázaro, en su casa de La Restinga, pintando en horas en que se permite entrar en el pueblo. / FRAN PALLERO

VICENTE PÉREZ (ENVIADO ESPECIAL) | El Pinar

Los paisajes volcánicos de El Hierro sorprendieron a Lázaro Moya, pintor y abogado cubano que llegó hace siete meses a la isla y reside en La Restinga. Esa misma naturaleza, despertada de repente, es la que le ha hecho vivir dos evacuaciones, y a pasar las noches fuera del pueblo.

“Intento tranquilizar a mi mujer y mis dos hijas, que están en Cuba, porque fuera se ha generado alarmismo”, comenta mientras aprovecha el día en La Restinga para pintar cuadros inspirados en la erupción que acontece a apenas un kilómetro y medio de su casa. Ahora trabaja en un retrato del nuevo volcán, que refleja la ya famosa mancha burbujeante en el océano, sobre la cual flota una restingolita gigante, como ya se denomina a las primeras rocas que llegaron a la superficie desde el foco eruptivo. “Desde que llegué me impactaron estos paisajes con sus colores grises e infinitas formas, en las que me inspiro para mis cuadros minimalistas”, explica, dando pinceladas al óleo.

Confiesa estar “tranquilo” pese al volcán, pero “desanimado” porque en el puerto tinerfeño de Los Cristianos le robaron dos cuadros de esta serie, por los que sentía especial predilección. Denunció el hecho ante la Policía Nacional, y, aunque vio salir al ladrón huyendo en un furgón, no pudo dar más pistas para localizarlo, a pesar de que le gritó de lejos: “¡Gracias por los cuadros!”.

Pese a todo, intenta reanimarse preparando una muestra colectiva en Frontera, que se inaugurará el 16 de diciembre. En el lienzo, el volcán ya toma forma, igual que en la realidad.