X
Opinión >

El sistema portuario doble > Ángel Llanos

   

El debate sobre sí/no al puerto comercial de Granadilla (siempre defendí ese nombre frente al de puerto industrial), o sobre si debe tener unos cientos de metros más o menos, debe ser sustituido por el de un Sistema Portuario Doble para la Isla: es decir, hablar sobre el Puerto de Tenerife del siglo XXI, compuesto por un puerto principal (Santa Cruz), uno complementario (Granadilla), y un tercero (Los Cristianos) de apoyo en conexiones rápidas.

El puerto de Santa Cruz engloba el litoral accesible de la capital y acoge todo tipo de tráfico, cubriendo el 97% de las demandas de la provincia. Lo forman cinco dársenas, su número de pasajeros y cruceristas no deja de crecer desde hace una década, pero no sucede igual con los contenedores, ya que el puerto de la otra capital canaria le aventaja hasta el punto que buena parte de lo que consumen los tinerfeños y sus visitantes llega “vía Las Palmas”. Las obras de la Autoridad Portuaria durante la última década llevan a la infraestructura capitalina al límite, ya que las características oceánicas y el diseño efectuado en su momento en las dársenas impiden acoger a los portacontenedores mundiales (400 metros de eslora, 16 de calado y capacidad para 8.000 contenedores). De ahí la importancia de fomentar el puerto comercial de Granadilla que tiene dos virtudes. Primero cuenta con planes directores para desarrollar la instalación hacia el norte o hacia el sur; esta capacidad de previsión hace que si dentro de 20 ó 30 años se decide que Tenerife necesita mayor superficie portuaria, no habrá que buscar suelo en ningún otro lugar de la Isla: ya está reservado a los lados de éste. Y segundo tiene las condiciones de protección medioambiental más pioneras de cuantas infraestructuras se han realizado en la Historia de España, con unas medidas correctoras para compensar el impacto ambiental que produce cualquier acción del hombre sobre el medio ambiente, que van desde la protección de los sebadales (que, por cierto, no arañan), hasta medidas sobre el medio terrestre, el marino, las playas y dunas, y la calidad de las aguas. El puerto de Santa Cruz es clave para el futuro de la capital y de lo que ya es el área metropolitana ampliada (de Güímar a Tacoronte).

No se trata de que Santa Cruz se quede con los usos que no cubra Granadilla, sino de replantear su uso para que la capital recupere el mar. Si algo no tiene la ciudad de Santa Cruz es suelo, y los nuevos usos del puerto se lo pueden dar. Con el Sistema Portuario Doble, el puerto capitalino gana espacio y puede ampliar sus usos, decidiendo cuánta mercancía interesa en cada momento gestionar desde uno u otro lugar: el puerto de Santa Cruz debe ofrecer todo lo que hoy no ofrece los de otros lugares y competir con estos en lo que sí ofrece. El Sistema Portuario Doble de Tenerife permitirá eliminar las fronteras físicas y políticas, aumentando indefinidamente nuestro prestigio mediante la ampliación del radio de influencia.

*Exportavoz del PP en el Cabildo de Tenerife y en el Ayuntamiento de Santa Cruz