X
tesoro público >

El Tesoro compite con la banca por el ahorro minorista con altos intereses

   

EFE | Madrid

El Tesoro se ha convertido en el mayor competidor de la banca en la dura batalla que se libra en el sistema financiero español para captar el ahorro de los particulares tras los elevados intereses ofrecidos en las últimas subastas, lo que puede encarecer el crédito, según los expertos consultados por EFE.

Si las entidades financieras se ven “obligadas” a elevar las remuneraciones de los productos de pasivo, como los depósitos, la consecuencia, para estos expertos, sería que tendrían menos fondos disponibles para conceder créditos y éstos se encarecerían.

En concreto, en la última subasta, celebrada el 17 de noviembre, el Tesoro colocó 3.562 millones de euros en obligaciones a diez años, pero se vio obligado a subir el interés al 7,088 %, el más alto desde que en 1997 adjudicara una emisión de estas características al 7,26 %.

Frente a estos intereses, la banca ofrece una amplia variedad de depósitos con distinta duración, con unos intereses que no superan el 2,45 % de media, según los últimos datos publicados por el Banco de España, correspondientes al mes de septiembre.

Según Félix López, socio de Atlas Capital, estos elevados tipos que ofrece el Tesoro tienen un efecto “perverso” para la banca por la competencia que supone y también para el ciudadano de a pie, ya que las entidades pueden optar por destinar sus recursos a comprar deuda pública en vez de a dar créditos.

Según fuentes financieras, desde el punto de vista macroeconómico, no sería bueno para España trasladar la subida de la rentabilidad de la deuda pública a la economía real, ya que si se hace, las entidades tendrían que elevar el coste de los créditos de forma “inmediata”.

Esto traería como consecuencia una reducción del crédito, ya de por sí bastante alicaído, lo que tendría un impacto negativo en el crecimiento económico de España, así como en la inversión y el empleo, añadieron las fuentes, que no quisieron identificarse.

En el caso concreto de una importante entidad financiera española, la intención es “no trasladar la subida de intereses de la deuda pública a la remuneración del pasivo salvo si las condiciones del mercado se endurecen y nos obligan a ello”.

En opinión de otros analistas consultados, la banca tendrá que buscar la vinculación de sus clientes por otras vías, y no olvidar que en estos tiempos difíciles “la mejor oferta es la seguridad y no la rentabilidad”.

Mientras, los inversores están pendientes de la nueva subasta que celebra mañana el Tesoro, en esta ocasión de Letras a 3 y 6 meses, en la que espera captar entre 2.000 y 3.000 millones de euros.

En la última subasta de esta denominación, celebrada el pasado 25 de octubre, las dudas del mercado sobre la contundencia de las medidas que iban a tomar al día siguiente en Bruselas los líderes europeos forzaron al Tesoro a pagar el interés más alto desde que comenzó la crisis, en 2008.

En concreto, el Tesoro adjudicó en total ese día 3.479 millones de euros en letras a tres y seis meses, con un interés del 2,35 % para las primeras y del 3,34 % para las segundas.