X
papas & chips > por Elba Navarro

Guanches en Miami > Elba Navarro

   

Esta semana, por primera vez en un año, me he sentido como en casa. Y todo gracias a la feria de alimentación más importante de Miami.

Allí, entre galletas Bandama, los mejores vinos del Archipiélago, piedras del Teide, gofio La Molineta, mistela, puros y sal de La Palma y, por supuesto, el ron miel de Arehucas, nos reencontramos canarios de todas las Islas. “No me puedo creer que me esté comiendo un cubanito en Miami”, o “Dios, cómo echaba de menos el malvasía”, eran algunas de las expresiones que más se repetían. Me llamó mucho la atención cómo, a pesar de la distancia, los sentidos nos unen. La VISTA con los carteles que mostraban imágenes únicas de las Islas. El GUSTO, al saborear cualquiera de los productos: desde las tostadas con crema hasta el ron Carta Oro, pasando por las deliciosas piedras del Teide.

El OLFATO, al percibir el aroma único del gofio de trigo o el de la gran variedad de uvas de los caldos canarios. El TACTO, con las láminas de Flor de Sal entre los dedos, sabiendo que ese preciado tesoro viene del paraíso, y el OÍDO, escuchando el acento único e inconfundible de los canarios que hicimos piña en la feria.

Tanto para mí como para Daniel Lago, de USA Canarias; Pablo de Proexca; Abraham, productor de la Mistela; Pablo López Echeto, con las piedras, o Sandra Morales, cantante canaria afincada en Miami, fue una experiencia muy reconfortante el ver cómo esos pedacitos de nuestra cultura y costumbres eran tan apreciados por las miles de personas de todos los rincones del mundo que visitaron el stand SABOR DE CANARIAS.

Americanos, polacos, rusos y hasta chinos se rindieron ante la calidad de nuestros productos en un ambiente en el que, por unos días, sentimos que eran ellos los que nos visitaban en casa y no nosotros los que estábamos lejos de ella. El privilegio de ser testigo en primera persona de la aceptación y elogios a la calidad de nuestros productos me hizo estar cerca de los míos y comprobar, una vez más, que Canarias tiene mucho que ofrecer al mundo.