X
AJEDREZ > CAMPEONATO DE ESPAÑA POR EQUIPOS MELILLA 2011-DIVISIÓN DE HONOR

Habrá que sufrir por salvarse

   

T. FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Desagradable arranque en Melilla. El Club Centro de Ajedrez CajaCanarias sufrió una dura derrota (4,5-1,5) frente al Línex Magic extremeño, que a priori se suponía rival directo para lograr la permanencia en este retorno del representativo canario a la máxima categoría del deporte-ciencia español.

Sólo uno de los clásicos del equipo tinerfeño, el cubano Reynaldo Vera, estuvo a la altura con su victoria en el quinto tablero frente a Rocha (L), cuyo enroque fue aplastado con un brillante ataque del caribeño que obligó a su rival a entregar la Dama en la jugada 27.

El otro medio punto para el equipo tinerfeño lo firmó uno de los refuerzos para este torneo, el ucraniano Kuzubov, quien mereció mayor premio a su agresividad. A pesar de que dinamitó la posición del adversario, al que impidió enrocarse, Bologan (L) supo resistir el asedio y salvó medio punto en un final de torres.

La decepción la protagonizó el teórico líder del CajaCanarias, Fedorchuk, que entregó su partida en un final de torres ante el armenio Sargissian. El primer tablero del CajaCanarias salió algo peor del intercambio tras la apertura, con una inferioridad posicional que el líder del Línex, el armenio Gabriel Sargissian intentó explotar amparado en su control del centro del tablero. A pesar de que Fedorchuk logró llegar a un final igualado, luego no demostró su nivel y perdió un peón de forma incomprensible y, con él, medio punto que parecía garantizado.

Las tres derrotas restantes las sufrieron el ruso Korneev y los españoles Illescas y Cabrera. Del octacampeón español asumir que, tras quedarse con alfiles de distinto color (lo que al final suele traducirse en tablas), pagó demasiado caro el dominio que su rival, Svetuskhin (L), logró en la columna de alfil dama, un coladero por el que se fueron las posibilidades tinerfeñistas de puntuar.

Korneev, que entregó una torre por un caballo y dos peones cuando ya tenía uno de menos y otros dos doblados, fue peor que Candelario (L), mientras que la presencia de Cabrera (17 años) en el equipo titular, a pesar de su derrota ante Carrasco (L), ya es de por sí un éxito para la política de cantera que preside la inversión de la entidad financiera tinerfeña en las 64 casillas.

El martes toca descanso y el miércoles, doble sesión con enfrentamiento clave por la mañana ante los cántabros del Savoy, que ayer caía 4 a 2 contra el Marcote gallego, uno de los favoritos. En el encuentro restante, descalabro del Albox ante otro favorito, el Sestao (1,5-4,5). Probablemente, la mejor noticia de un mal inicio de un torneo en el que, como todos, lo que importa es la clasificación final. Y sólo baja uno.