X
ELECCIONES 20-N >

Hacienda dice que al prohibir el pago en efectivo de facturas de más de 3.000 euros se recaudaría 19,6 millones de euros más

   

EFE | Madrid

La medida de prohibir el pago en efectivo de facturas de más de 3.000 euros para luchar contra el fraude, propuesta por el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, permitiría recaudar unos 19.660 millones de euros anuales adicionales, según los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Estos profesionales han explicado hoy, en un comunicado, que la medida llevaría a una reducción en 5,1 puntos porcentuales de la tasa de economía sumergida, desde el 23,3 % actual (una rebaja en términos porcentuales del 21,9 %).

A su juicio, la prohibición del pago en efectivo de facturas “es, sin duda, una medida disuasoria frente al fraude fiscal, porque las empresas no podrán deducir el IVA ni el gasto en el Impuesto de Sociedades por la parte pagada en metálico que exceda del límite máximo permitido en cada factura”.

Al mismo tiempo, han aclarado que no supondrá ningún perjuicio para las empresas porque la práctica generalizada de las compañías que operan en España es realizar la mayor parte de los pagos mediante transferencias, cheques, letras o pagarés y cargos en tarjetas de crédito o débito, quedando el pago en metálico relegado sólo para los pequeños gastos de bolsillo.

Por ello, el colectivo ha valorado que el candidato socialista haya planteado esta medida en la recta final de su campaña, convirtiéndose así en el segundo partido político que incorpora esta propuesta a su programa electoral, al igual que hiciera Izquierda Unida, si bien este último la sitúa en un importe inferior, con un máximo de 1.000 euros por factura.

Asimismo, recuerdan que los gobiernos de Grecia e Italia han aprobado recientemente medidas semejantes para reducir la elevada economía sumergida en sus países.

Grecia prohíbe las transacciones en efectivo que superen los 1.500 euros a partir de enero de 2011, e Italia las de más de 5.000 euros, reduciendo el límite actual de 12.500 euros.

Igualmente, la Asamblea Nacional francesa aboga por la prohibición de pagos en efectivo por 3.000 euros para las personas y 1.100 euros para los comerciantes.

En España, los billetes de 500, el instrumento preferido por los defraudadores para saldar negocios al margen del fisco, representan el 73,15 % del dinero total en circulación, más del doble que en la media de la zona del euro, donde supone el 33,54 %.

Si se suman los de 200 euros, los billetes grandes suponen el 78,05 % del dinero total en circulación en nuestro país, frente al 37,6 % de la zona del euro.

España acapara el 17,05 % del total de billetes de 500 de los 17 países de la zona del euro, en tanto que el peso de su economía en el PIB de la eurozona es sólo del 11,4 %.