X
crisis económica >

La Comisión Europea autoriza provisionalmente al Banco de España la intervención del Banco de Valencia

   

EFE | Bruselas

El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, dio anoche una autorización provisional al Banco de España para intervenir el Banco de Valencia a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

“La Comisión Europea inmediatamente ha dado una autorización provisional”, afirmó Almunia en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

El Banco de Valencia intervenido tendrá a partir de ahora un plazo máximo de seis meses para presentar a la Comisión Europea, y en concreto al departamento que dirige Almunia, a través del Estado español un plan de reestructuración, recalcó.

La portavoz del vicepresidente de la Comisión Europea, Amelia Torres, confirmó a Efe que la autorización fue emitida anoche poco después de que el Banco de España anunciase la intervención del Banco de Valencia mediante la sustitución de sus administradores por el FROB, que aportará a la entidad 1.000 millones de euros en capital y hasta 2.000 millones en créditos.

Se trata de la séptima entidad española intervenida por el FROB, recuerda la Comisión Europea en un comunicado publicado poco después de la intervención de Almunia en la Eurocámara.

El comisario europeo señaló en la comisión parlamentaria que hasta ahora, en el caso de las entidades españolas que han recibido inyecciones del FROB, no hay ningún plan de reestructuración aprobado, porque ha habido dos casos de liquidación: el de Cajasur, que fue adjudicada a BBK, y Caja Castilla-La Mancha (CCM), que fue integrada en el Banco Liberta, propiedad de Cajastur.
En el resto de los casos la Comisión Europea, o está esperando a que se cumplan los seis meses de plazo a la entrega del plan de reestructuración, o las ayudas del FROB tuvieron lugar antes del final del 2010.
En este último caso, si se trataba de ayudas equivalente a menos del 2 % de los activos ponderados por riesgo, el análisis de la viabilidad correspondía a las autoridades españolas, explicó.

Solo desde el 1 de enero de 2011 cualquier ayuda pública tiene que ir acompañada de un plan de reestructuración presentada ante la Comisión Europea.

En concreto, el Ejecutivo comunitario aprobó la ayuda estatal de rescate para Caja del Mediterráneo (CAM) NovaCaixaGalicia, Catalunya Caixa y Unnim. En esos cuatro casos la aprobación de la reestructuración aún no se ha producido, según el departamento que lidera Almunia.

Almunia anunció la autorización provisional en respuesta a una pregunta del eurodiputado de CiU Ramón Tremosa, que lamentó que entidades financieras españolas que recibieron ayuda estatal vuelvan a ofrecer productos con rendimientos por encima del 4 % lo que, en su opinión, afecta la libre competencia y perjudica a aquellos bancos y aquellas cajas que no han recurrido a fondos públicos.

Indicó que en España existe una regulación sobre los límites de las políticas de remuneración de pasivos que pueden llevar a cabo entidades que reciben ayudas públicas y que las autoridades españolas, tanto el Ejecutivo como el supervisor bancario, tienen instrumentos en sus manos para hacer cumplir la ley.

Pero, agregó, en la medida en que el FROB interviene en entidades y se presentan los planes de reestructuración necesarias, uno de los elementos que analiza la Comisión Europea y sobre el que puede tomar una decisión es sobre las políticas de remuneración del pasivo.

“Por supuesto en todos los planes de remuneración se puede imponer, y en muchos hemos impuesto, limitaciones a este respecto una vez el esquema es discutido y aprobado”, señaló.

Eso vale para España como para todos los demás Estados miembros, indicó.