X
venezuela >

La empresa italiana Parmalat pide disculpas a Chávez por lo ocurrido tras el decomiso de toneladas de leche

   

EUROPA PRESS | Caracas

La empresa italiana de lácteos Parmalat ha pedido este martes disculpas al presidente venezolano, Hugo Chávez, por los hechos ocurridos después de que militares encontraran en uno de sus almacenes más de 200 toneladas de leche en polvo, en medio de una crisis nacional de escasez y especulación de ciertos productos de primera necesidad.

Chávez acusó a Parmalat de “acaparamiento” y de colaborar con el mercado negro y la especulación que intenta ahora combatir mediante la nueva Ley de Costos y Precios –en vigor desde la semana pasada–, que permite al Gobierno expropiar empresas que incumplan con las nuevas medidas.

En un principio, Parlmalat calificó de “extraña” la retención temporal de unas 210 toneladas de leche almacenadas en su planta de El Vigía, en el estado de Mérida (oeste), y aclaró que tanto el Ministerio de Alimentación como la Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (SADA) estaban informados de este asunto.

Esta respuesta no convenció a Chávez, quien acusó a la empresa italiana de verle la “cara de tonto”. “¡Señores de Parmalat, nosotros no somos estúpidos!”, dijo el fin de semana, tras amenazar con una expropiación.

“Nos dirigimos respetuosamente a usted en ocasión de ofrecer nuestras más sinceras excusas por no haber logrado nuestro objetivo como empresa de transmitir adecuadamente lo acontecido en el caso específico del contingente de leche comisada”, señala Parmalat en un comunicado publicado este martes en la prensa local.

La reconocida empresa italiana –una de las principales abastecedoras de alimentos en Venezuela– explica que su intención no era “desvirtuar el esfuerzo” del “honorable” Gobierno de Chávez “en pro del abastecimiento de alimentos a nivel nacional y de la protección de los consumidores”.

“Lamentamos el malestar generado por nuestro comunicado (anterior) y ofrecemos nuestras más sinceras disculpas a usted y al Gobierno que preside”, expresa la nota.

Chávez ha emprendido una guerra contra el desabastecimiento, el mercado negro de alimentos y la inflación en los productos de primera necesidad, cuyo pilar fundamental es la cuestionada Ley de Costos y Precios, que ordena la fiscalización de las empresas, así como el decomiso de productos en caso de que se certifique que hay acaparamiento.

En los últimos días, la Guardia Nacional Bolivariana se ha incautado en operativos especiales 127.000 kilos de arroz, 132.000 kilos de harina de maíz, 256.000 kilos de leche en polvo, 85.000 litros de aceite vegetal, 246.000 kilos de azúcar y 10.500 de café, que estaban en manos de comerciantes con el objetivo de provocar escasez y especular, denunció el mandatario socialista el fin de semana.