X
viviendas de bancos y cajas de ahorro >

La exposición problemática de bancos y cajas al ladrillo asciende a 176.000 millones

   

EUROPA PRESS | Madrid

La exposición problemática de los bancos y cajas de ahorros vinculada a la actividad de promoción inmobiliaria asciende a 176.000 millones de euros, según figura en el Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España.

Dicha exposición problemática, que engloba créditos dudosos, activos adjudicados y activos normales bajo vigilancia, representa un 11,4% de la cartera crediticia de las entidades y un 5,2% del activo consolidado.

El organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez indica que en un momento de fuerte ajuste del sector inmobiliario, la exposición problemática que mantiene el sector bancario no se limita a los activos dudosos.

A su parecer, también han de tomarse en cuenta los activos adjudicados y recibidos en pago de deudas, así como aquellos otros préstamos en situación normal, pero bajo vigilancia.

Los activos así clasificados, junto con los considerados dudosos, están sujetos a la constitución de provisiones de acuerdo con la normativa contable del Banco de España.

Asimismo, el Banco de España también ha requerido a las entidades de crédito españolas la publicación de esta información detallada, que las entidades habrán de reflejar en sus cuentas anuales, así como en la información financiera intermedia que hagan pública.

Cobertura y saneamientos

La cobertura con provisiones, tanto las específicas asociadas a estos activos como las genéricas de los negocios en España, alcanza el 33% dde la exposición problemática en junio de 2011.

El Banco de España subraya que el grado de cobertura de la exposición al riesgo promotor de este volumen significa que las pérdidas hipotéticas en el escenario de referencia de las pruebas de resistencia europeas llevadas a cabo por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) quedarían más que cubiertas.

Por otro lado, recuerda que el volumen de saneamiento global del balance realizado por las entidades españolas desde que se inició la reestructuración del sistema financiero hasta junio de 2011 asciende a 105.000 millones de euros, lo que supone el 10% del Producto Interior Bruto (PIB).