X
diario de domingo>

La joya de Santa Cruz

   

El hotel Mencey, la joya de Santa Cruz. | DA

Agustín M. González | Santa Cruz de Tenerife

Todas las grandes ciudades del mundo tienen uno. En Nueva York es el Waldorf Astoria. En París y Madrid destacan, sobre todos, el Ritz. En Londres es el Sofitel London St. James. En Singapur, el Raffles. En Barcelona está el Palace. En Sevilla, el hotel Alfonso XIII. Y, en Santa Cruz de Tenerife, el establecimiento alojativo emblemático por excelencia de la ciudad es el hotel Mencey, un auténtico símbolo de la capital tinerfeña.

Eso es así desde hace sesenta años, desde que 1950 se construyó este elegante edificio en pleno centro urbano santacrucero, junto a las ramblas y frente mismo al parque García Sanabria, por iniciativa del capitán general García Escámez, que buscaba crear un espacio exclusivo y agradable para atraer el turismo a Santa Cruz.

En este tiempo, en las habitaciones del Mencey se han hospedado desde las familias reales española y europeas, hasta Winston Churchill, Onassis, Saramago, Alberti, Sofía Loren, Elizabeth Taylor, la Duquesa de Alba, Richard Burton, Jacqueline Bisset, Van Morrison, Claude Simon, Camilo José Cela, Paul Freeman, Rostropovich, Joan Miró, Diego Maradona y un sinfín de personajes famosos y personalidades de todo el mundo.
Declarado Bien de Interés Cultural por sus valores arquitectónicos, el Mencey es una joya de Santa Cruz. Pero lo va a ser aún más a partir del próximo viernes 11 de noviembre -la fecha mágica del 11/11/2011-, cuando reabra sus puertas al público tras una rehabilitación integral realizada en todas las instalaciones por su nuevo concesionario, el grupo Iberostar. Esta reforma ha costado dos años de trabajo y una inversión superior a los 40 millones de euros: 22 millones del Cabildo de Tenerife, su propietario, y cerca de 18 millones de Iberostar. La renovación convierte ya, de hecho, al Iberostar Grand Hotel Mencey en uno de los mejores hoteles de España y un orgullo para Santa Cruz.

Lujo en las habitaciones. | DA

[apunte]Menos habitaciones, pero más confort y mejores servicios
La reforma del hotel Mencey se nota por fuera. El edificio vuelve a recuperar el color blanco de su fachada original, tal y como lo concibió en 1950 el arquitecto Enrique Rumeu de Armas. Pero, sobre todo, se nota por dentro. El número de habitaciones se ha reducido de 293 a 261, para poder dotar al resto de una mayor amplitud y confort. También se ha aumentado el número de suites comercializadas hasta un total de 52. Cada una de las 261 habitaciones y suites cuentan con nuevas camas, WIFI gratuito, televisores de última generación y conexión iPod/MP3, caja fuerte, secador, minibar, insonorización y climatización[/apunte].
Glamour y prestigio

Apenas una semana antes de la reinauguración oficial, DIARIO DE AVISOS entró en las instalaciones totalmente renovadas para mostrar a nuestros lectores la nueva imagen, las incorporaciones y los servicios de un establecimiento exclusivo, que pone a disposición de Santa Cruz y sus visitantes algo de lo que se carecía hasta ahora: la máxima calidad, el glamour y el prestigio propios de una gran ciudad.

[apunte]Del Spa al Casino
La gran novedad del Iberostar Grand Hotel Mencey es un Spa de 2.000 metros cuadrados que ofrece un completo circuito termal (terma, baño turco y flotarium, pediluvio, duchas especializadas, pileta fría, jacuzzi, etc.), piscinas exteriores para actividades, área de descanso y cabinas para tratamientos exclusivos. En la cubierta del edificio se ubican dos canchas de pádel. En medio del Spa se ha creado un jardín de 1.300 metros totalmente diáfano, donde se puede participar en diferentes actividades, como por ejemplo una clase de gimnasia al aire libre. Además, el nuevo Mencey dispone de diez salas multifuncionales completamente equipadas para todo tipo de actos sociales, eventos y convenciones. El Restaurante Gourmet Los Menceyes será un referente gastronómico de la Isla. Dos bares con terrazas y el Casino Santa Cruz completan los servicios del nuevo hotel Mencey, una “joya” que al fin recupera la capital tinerfeña.[/apunte]

La piscina del spa. | DA

El Mencey, tras dos años de inactividad, vuelve a ser, por tanto, un referente para el turismo internacional, uniendo tradición y vanguardia.
Unos 500 trabajadores se calculan que han participado en las obras de reforma, a cargo de la empresa OHL, y se espera que tras la reinauguración se crearán unos 130 empleos. El nuevo Iberostar Grand Hotel Mencey combina una cuidada reforma de las zonas nobles del edificio (hall, salones y jardines), con una profunda renovación en sus habitaciones y suites, que aportan el glamour de una decoración inspirada en el interiorismo de los años 40 y 50 del siglo pasado, pero complementada con lo último en tecnología propia del nuevo milenio para mayor confort de los clientes. También se ha reformado totalmente la piscina, se ha construido un Spa, los jardines se han ampliado, se ha creado un aparcamiento de 300 plazas y se han habilitado nuevas instalaciones para eventos.

Un hotel de lujo a la vanguardia de España

El hotel Mencey pasa a integrar The Grand Collection, la marca de Iberostar que agrupa los establecimientos de cinco estrellas de la cadena, con el objetivo de satisfacer las demandas de los clientes más exigentes. “Esta reforma ha sido diseñada al detalle para alcanzar la perfecta conjugación de innovación y tradición”, comenta Daniel Cañibano, director del Iberostar Grand Hotel Mencey. “Queremos mantener la esencia histórica y el espíritu del Mencey, y ofrecer el mejor producto posible, que nos posicione a la vanguardia de la oferta hotelera en España”.