X

La periodontitis sube el 20% el riesgo de infarto

   

El catedrático de Medicina Oral y Periodoncia, Blas Noguerol. / DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Las enfermedades bucales son molestas y desagradables y, en muchas ocasiones, se ven acompañadas por dolores insoportables. Pero la cosa no se queda ahí y los últimos trabajos demuestran que las personas con enfermedad periodontal avanzada tienen el 20 por ciento más de probabilidad de padecer un infarto, aunque no tengan otros factores de riesgo.

En caso de tenerlos, el riesgo aumenta. Ésta fue una de las principales conclusiones que se extrajeron esta semana en la XII Jornadas de Salud Bucodental, que organizaron conjuntamente la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias y los colegios de dentistas de las provincias de Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas.

En los últimos años se ha ido demostrando con mayor precisión la relación existente entre distintas patologías del organismo, como las enfermedades sistémicas metabólicas, el parto prematuro y el bajo peso al nacer o la enfermedad cardiovascular, con la enfermedad periodontal.

El catedrático de Medicina Oral y Periodoncia de la Universidad de Sevilla, Blas Noguerol, explicó en su charla que la odontología cada vez debe convertirse en una especialidad más multidisciplinar de forma que se relacione más con otros especialista pues se ha demostrado la relación de estas patologías con otras cardíacas o metabólicas. En este sentido, remarcó que “las personas con enfermedades del sistema metabólico tienen especial riesgo de padecer enfermedad periodontal”. Asimismo, hay estudios que ponen en relación la periodontitis con la obesidad y la diabetes.

El también expresidente de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) insistió en que, ante estas patologías, “el cuidado de las encías es la clave, pues la enfermedad cardiovascular y la periodontitis tienen estos factores de riesgo comunes al igual que con la diabetes mellitus, la obesidad, el tabaquismo o el estrés”.

En estas jornadas se puso de relieve la importancia de coordinarse con otros facultativos y, muy especialmente, con los cardiólogos. “Los dentistas que tienen pacientes con enfermedad periodontal deberían derivarlos al cardiólogo y estos especialistas deberían de remitir a sus pacientes a los dentistas si encuentran factores de riesgo en la boca”, explicó Noguerol. Así, el especialista concluyó en la necesidad de que exista una interrelación directa entre odontólogos y cardiólogos o especialistas en Medicina de Familia y Comunitaria con el fin de prevenir las consecuencias de la enfermedad periodontal en pacientes con riesgo de infarto y viceversa.

En este mismo foro, el decano de la Facultad de Odontología de Sevilla y catedrático de Medicina Oral y Periodoncia, Pedro Bullón, planteó por un lado las consecuencias que puede tener la enfermedad periodontal en el embarazo con resultado de parto prematuro y, por otro, los efectos negativos sobre el feto y el bajo peso al nacer del bebé. La entrada de bacterias en la placenta puede producir infección y provocar contracciones antes de que concluya el período de gestación de nueve meses. También produce efectos en el normal desarrollo del feto.

Divulgación

En estas jornadas participaron cuatro expertos en Odontología de las universidades más prestigiosas del país que compartieron con los más de 200 asistentes los avances científicos de estudios relativos a la salud oral y, en concreto, a la enfermedad periodontal. El presidente del Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife, Francisco Perera Molinero, aseguró que su objetivo es “acercar a los profesionales de la salud bucodental en general, las innovaciones y últimos estudios científicos sobre el tratamiento y la prevención de estas patologías”.