X

La policía atendió 5.607 servicios en entornos escolares el curso pasado

   

Tinerfe Fumero | Santa Cruz de Tenerife

Al igual que ocurre en el resto de España, los centros educativos de la provincia tinerfeña se han convertido en uno de los principales objetivos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado a la hora de garantizar la seguridad ciudadana.

Prueba de ello son los datos ofrecidos ayer en la Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife con motivo de unas jornadas de formación, según los cuales los servicios policiales atendidos por el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil en entornos escolares ascendieron a 5.607 durante el curso pasado.

Además, dichos recursos policiales vigilaron un total de 954 centros educativos en este provincia durante el curso de 2010/2011, lo que prueba de que los problemas de seguridad están generalizados por todo el territorio provincial.

Durante las referidas jornadas, cuya celebración se enmarca dentro del III Plan Director para la convivencia y mejora de la seguridad escolar, se remarcó la actividad policial complementaria para prevenir este fenómeno, que se cifra en 478 charlas a alumnos, 298 al personal docente y 28 a las Asociaciones de madres y padres de alumnos (Ampas). En cuanto al contenido de dichos servicios policiales en los entornos escolares, cabe destacar los relacionados con las distintas formas de violencia, el trapicheo de drogar y la creciente proliferación de delitos relacionados con Internet cuyas víctimas son menores de edad.

Por citar ejemplos recientes acaecidos en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, comienza a ser habitual que las direcciones de los centros educativos requieran la infiltración de algún agente para extirpar algún foco destacado de venta de drogas, así como las alertas para evitar anunciadas riñas multitudinarias entre grupos de alumnos, ya pertenezcan al mismo centro o a distintos. De cualquier modo, las cifras del curso 2009/2010 permiten conocer que la atención de servicios ha bajado apreciablemente (de 6.797 a los referidos 5.607) en la provincia tinerfeña.

Por contra, el número de centros vigilados aumenta de los 788 del curso anterior a los 954 registrados en el pasado. Cabe recordar que el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil se reparten competencialmente la geografía provincial, por lo que de los 5.607 servicios atendidos 3.446 corresponde a la policía nacional y los 2151 restantes al Instituto Armado.

Hay que tener en cuenta además que habría que añadir los servicios que prestan las distintas Policías Locales, así como la Policía Canaria, que precisamente centra este asunto como uno de sus labores prioritarias.

Cuatro veces más

Si las cifras registradas en la provincia tinerfeña dan idea de la magnitud del fenómeno, las de la provincia de Las Palmas lo elevan a su actual consideración: los centros educativos se han convertido en un escenario prioritario desde la perspectiva policial.

Y es que en las Islas orientales se disparan los servicios atendidos por CNP y Guardia Civil hasta los 22.048 en el curso 2010/2011, con el agravante de que, comparados con el curso anterior, aumenta desde los 18.911.

En definitiva, y tal como se insiste en las referidas jornadas, las aulas son puntos de referencia importantes para las fuerzas y cuerpos de seguridad y permiten prevenir y detectar posibles problemas sociales y delictivos en el seno familiar, escolar y comunitario.