X
ELECCIONES 20-N > ARRANCA LA CAMPAÑA

La propaganda da la cara

   

Paneles instalados por el Ayuntamiento de La Laguna para la colocación de propaganda electoral. / JAVIER GANIVET

D. N. M. | Santa Cruz de Tenerife

Comienza la cuenta atrás para las elecciones generales del 20 de noviembre. Ahora, de manera oficial. Durante quince días, y desde la pasada medianoche, la ciudadanía se verá inmersa en una maraña de siglas, colores, rostros de candidatos y mensajes. En cumplimiento de la legislación vigente, la propaganda da la cara en los miles de espacios públicos reservados por los 88 ayuntamientos de Canarias.

En Santa Cruz de Tenerife, la corporación local ha distribuido 150 paneles; la mayoría, en la avenida Tres de Mayo y las ramblas -con 14 soportes habilitados en cada una de estas vías-, así como en las avenidas de Bélgica, de la Constitución y Benito Pérez Armas.

El criterio seguido por el Ayuntamiento capitalino ha sido el de “las vías situadas entre los diferentes barrios y las que tienen una mejor situación estratégica”.

En la rotonda del mercado Nuestra Señora de África y en la avenida de Anaga, por Paso Alto, hay cuatro espacios publicitarios: ocho en total.

En Las Palmas de Gran Canaria, la disposición de la propaganda electoral queda limitada a 1.065 farolas. Las fuerzas políticas de la corporación local han optado por “respetar el número y ubicación de las columnas o báculos de alumbrado público que se ofertan en la ciudad para fijar carteles electorales”.

El grupo de gobierno resolvió la instalación de propaganda electoral en unas mil farolas en los diferentes distritos, con exclusión de la mediana de la avenida Marítima.

El uso del mobiliario urbano será sancionado conforme a las normas municipales.

La Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg) establece que “los ayuntamientos deben reservar lugares especiales para la colocación gratuita de carteles y locales oficiales, además de lugares públicos de uso gratuito para la celebración de actos de campaña electoral”.

Fuera de ese margen, “los partidos, asociaciones, coaliciones o federaciones y las candidaturas solo pueden colocar carteles de propaganda electoral en los espacios comerciales autorizados”. El gasto en este tipo de publicidad no podrá exceder el 25% del límite de gastos previsto en los artículos 175.2, 193.2 y 227.2.

Los emplazamientos fueron comunicados dentro de los siete días siguientes a la convocatoria de las elecciones. La Junta Electoral de Zona “asigna equitativamente los lugares, de forma que todas las candidaturas dispongan de igual superficie y análoga utilidad”.

El reparto se hace en función del número de votos que obtuvo cada partido, federación o coalición en las anteriores elecciones equivalentes en las respectivas circunscripciones.

Paralelamente, los ayuntamientos notificaron a las correspondientes juntas electorales de zona -y estas, a las provinciales- los locales y sitios públicos para la realización gratuita de actos de campaña electoral.

El cuarto día posterior a la proclamación de candidatos, las juntas de zona atribuyeron los locales y lugares utilizables.

En otro sentido, a las candidaturas les asiste el derecho a contratar la inserción de publicidad en la prensa, “sin que pueda producirse discriminación alguna entre ellas en cuanto a inclusión, tarifas y ubicación de los espacios de publicidad electoral”.

Esa consideración también vale para las emisoras de radio y cualquier otro medio de difusión privado excepto la televisión.

En cualquier caso, las tarifas para la propaganda electoral no serán superiores a las aplicadas a la publicidad comercial.

[apunte]

Permisos al personal de la Administración

La Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad del Gobierno regional publicó ayer, en el Boletín Oficial de Canarias (BOC), la orden que regula la concesión de permisos al personal de la Administración autonómica con motivo de los comicios del 20 de noviembre. Así, “quienes hayan sido nombrados presidente o vocal de las mesas electorales y los que acrediten su condición de interventores tienen derecho a un permiso retribuido de jornada completa, si no disfrutan en tal fecha del descanso semanal [este derecho asiste, igualmente, a los apoderados], y a una reducción de su jornada de trabajo de cinco horas el día inmediatamente posterior a la votación”.

Además, “los funcionarios públicos y demás personal al servicio de la Administración de la Comunidad Autónoma de Canarias que no disfruten del descanso semanal tendrán derecho ese día a un permiso retribuido de hasta cuatro horas libres durante su jornada de trabajo, para el ejercicio del derecho del voto”.

[/apunte]