X
EDUCACIÓN >

La ULL insta al rector a reclamar en la justicia el Contrato Programa

   

El Claustro, que se celebró en la Facultad de Económicas y Empresariales, acabó bien entrada la noche. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

El Claustro de la Universidad de la La Laguna, reunido ayer en sesión extraordinaria, aprobó una propuesta del grupo Renovación Convergente (RC) -grupo del profesorado que ostenta el mayor número de representantes- por la cual se insta al rector a llevar a cabo “las acciones judiciales pertinentes” en caso de que el Parlamento no incluya en el actual Proyecto de Ley de Presupuestos el reconocimiento de la deuda contraída con la ULL por el incumplimiento del Contrato Programa. Dicha deuda, según explicó el responsable de la institución, Eduardo Doménech, asciende a 27,5 millones de euros en el bienio 2010-2011.

Durante su alocución, Doménech cargó con dureza contra el Ejecutivo, al que acusó de haber sometido a las universidades canarias a la “desprotección presupuestaria y a la inseguridad jurídica y financiera” con la pretendida suspensión unilateral del marco de relación económica entre ambas entidades. “En lo que se refiere a la ULL, y sobre lo que nos correspondía por el Contrato Programa, este año nos han recortado 12 millones en gastos de funcionamiento y casi 5 en inversiones”, destacó el rector, quien aseguró que el Gobierno pretende “suspender dicho instrumento de financiación”.

Por ello, Eduardo Doménech exigió que se reconozca, en el Proyecto de Ley de Presupuestos para 2012, la deuda actual con las universidades, “haciendo explícito el compromiso de abono de las cantidades adeudadas”. Su petición fue suscrita por el Claustro de la ULL, quien aprobó además sendas propuestas para que se modifique el artículo 28.8 del proyecto de ley y se cree una comisión mixta Parlamento-Gobierno-universidades para iniciar los trabajos de elaboración de un proyecto de Ley de Financiación de las universidades públicas canarias.

De igual modo, el órgano de la ULL instó a la Consejería de Educación a que mantenga su apoyo al Campus de Excelencia, del que Eduardo Doménech dijo que “debería expandirse aún más en la línea de crear una Región del Conocimiento con nuestros vecinos macaronésicos, como verdadera plataforma continental”.

Además, el rector reclamó al Ejecutivo que el dinero concedido en la última convocatoria del Ministerio (4 millones) sea recibido por las universidades “como subvención y no como préstamo a un alto interés”.

El Plan de Gobierno de Doménech, no obstante, fue muy criticado por algunos de los grupos representados en el Claustro, como PAS en Acción, el Grupo Universitario del Pas o la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC), quienes mostraron su preocupación por cómo afectarán realmente los recortes a partir de enero. En este sentido, el portavoz de AMEC, Luis Miguel Pereira, calificó a la ULL como una universidad “derrotada”, y acusó a Eduardo Doménech de ser un “encantador de serpientes”, empeñado en un “eterno retorno al pasado”.

Más benévolos fueron los representantes del profesorado, especialmente RC, que agradeció la “transparencia” y “dinamismo” del rector, y le conminó a seguir trabajando “por hacer partícipes de su proyecto” a toda la comunidad universitaria.