X
RESULTADOS AL CONGRESO > CANARIAS

Las Islas cambian de color

   

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El importante aumento de escaños entre los populares y el descenso de los socialistas ha provocado un vuelco en la representación de canarios en el Congreso de los Diputados.

Las últimas elecciones generales de 2008 arrojaron seis diputados para el Partido Popular canario, dos para los nacionalistas y siete para el PSOE, que consiguieron, por segunda legislatura, la Presidencia del Gobierno nacional.
En aquel momento, los socialistas de las Islas obtuvieron el 39,57% de los votos (395.182), el PP el 35% (349.568) y CC-NC con el 17,49% (174.629).

Los comicios de 2011 han dejado un panorama bien diferente. La crisis económica, las medidas adoptadas por el Gobierno para atajarla y la desconfianza de Europa hacia el país han desgastado al PSOE, que ha obtenido en Canarias, y todo el país, uno de sus peores resultados electorales. El PP se presentó durante toda la campaña como la única opción posible de cambio. Y los resultados indican que la gente lo ha visto así.

La nueva formación de la Cámara Baja contará ahora con nueve diputados canarios del PP, cuatro del PSOE y CC-NC mantiene sus dos representantes. Los datos por provincias reflejan también importantes cambios, especialmente en la tinerfeña, donde los conservadores han duplicado su representación, con cuatro escaños. Los candidatos populares han obtenido en toda Canarias el 48% de los votos (445.637), los socialistas bajan más de diez puntos hasta el 24,82% (230.475) y los nacionalistas descienden dos puntos, con el 15% (143.550).

Destaca también en estos comicios el ascenso de los partidos minoritarios en el número de apoyos recibidos, reflejando así que no todos los votos perdidos por el PSOE y CC han ido a parar al PP. La coalición Izquierda Unida Canaria-Iniciativa por El Hierro-Los Verdes ha conseguido más de 40.000 papeletas frente a las 12.472 de 2008. De igual forma, UPyD ha logrado más de 24.000 cuando hace tres años solo tuvo 3.577.

La participación en estas elecciones alcanzó el 63,71%, dos puntos menos que en 2008. La abstención creció desde el 34% al 36%. Ascenso también de los votos nulos, con un 1,7% del total, y del blanco (1,3%).