X
RECORTES EN SANIDAD >

Las subcontratas de servicios de Sanidad, en alerta ante los recortes

   

El sector de las ambulancias, preocupado ante el desalentador panorama que marcan los Presupuestos. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

A medida que se acerca la aprobación definitiva de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para 2012, más se oscurece el panorama para muchas áreas y departamentos del Gobierno, que ha tenido que ajustar al máximo el escaso dinero que tiene en sus arcas.

Entre los principales damnificados, como se ha repetido hasta la saciedad, están las consejerías de Educación, Políticas Sociales y Sanidad que, a pesar de contar con los presupuestos más elevados, no podrán seguir ejecutando muchos de los proyectos que tenían diseñados.

En el caso de Sanidad, los más afectados por los recortes serán los trabajadores y, especialmente, las subcontratas de servicios, muchas de las cuales pueden verse abocadas a despedir a personal o, incluso, a echar el cierre. Eso es, al menos, lo que opinan algunos responsables sindicales, quienes califican la actual situación de “crítica”.

Por ejemplo, según aseguran desde Comisiones Obreras (CC.OO.), en el sector del transporte sanitario, el Ejecutivo ya no ha podido pagar el 4% de subida pactado, y ha suprimido algunos servicios. “Empresas como Aeromédica Canarias han tenido que recortar su plantilla, y otras se han visto a reubicar al personal y reestructurar sus servicios para no despedir a nadie”, expone Carlos Ojeda, responsable del sector de las ambulancias en la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CC.OO. “Ya advertimos que el concurso actual era deficiente, y si el Gobierno no puede asumir los costes en el futuro, habrá serias repercusiones para la Sanidad”, denota Ojeda quien tiene claro que “las subcontratas serán las primeras en sufrir los recortes en los próximos meses”.

Prueba de ello es la situación que vivirán a partir de enero los hospitales del Archipiélago, algunos de los cuales podrían quedarse sin seguridad. De hecho, la semana pasada el sindicato CSI-CSIF denunció que el concurso de adjudicación del servicio de seguridad para el Hospital de La Candelaria para 2012, quedaba desierto “ante la imposibilidad de las empresas de acceder a los requisitos establecidos en el pliego de condiciones”. “El recorte presupuestario previsto por la Consejería hace imposible afrontar los costes económicos para cualquier empresa que quisiera licitar. Y si Sanidad no amplía urgentemente la partida prevista, el hospital quedará desprotegido en enero”, denota el responsable autonómico de Seguridad Privada del CSIF, Gustavo Villalobos.

Costes muy bajos

El caso del Hospital de La Candelaria, no obstante, no es el único, ya que en el resto de hospitales del Archipiélago también ha comenzado a haber problemas.

Así, en el Hospital Materno Infantil de Gran Canaria, donde la empresa adjudicataria asumió unos costes muy bajos, los trabajadores están pagando los problemas de ésta para cumplir lo estipulado. “En el Hospital Universitario de Canarias (HUC) la cosa también pinta mal, porque los costes están muy ajustados”, expone Villalobos, que vaticina “más problemas en breve”.

En cuanto a los servicios de limpieza y mantenimiento que trabajan para la Consejería regional de Sanidad, todavía no se han visto afectados de manera significativa, sobre todo porque llevan mucho tiempo asumiendo la “política de contención del gasto de la Consejería”.

“La reducción de las partidas para inversiones ha provocado restricciones a la hora de pedir material, pero estamos acostumbrados, porque es algo que se viene repitiendo los dos últimos años”, señala José Carlos Fernández Aldecoa, subdirector de Ingeniería y jefe de mantenimiento del HUC.