X
MEGÁFONO > CABO BLANCO

Las voces de la cultura popular

   

VICENTE PÉREZ | Arona

Todo empezó a finales de los setenta del pasado siglo con un curso de folclore para niños. Veintisiete años después de su fundación, la asociación I’Gara se ha convertido en un auténtico revulsivo cultural para Cabo Blanco. Por su agrupación folclórica han pasado ya más de 300 miembros, la mayoría jóvenes, y por las 17 ediciones de su festival han desfilado 54 grupos de música típica de toda Canarias y otras comunidades autónomas.

Al frente de la asociación (que lleva el nombre de uno de los roques que preside el paisaje de la zona) está, desde sus orígenes, Leocadio Toledo, exalcalde de Arona y una de las claves para la supervivencia de esta entidad. “Somos el grupo folclórico decano de Arona, y a partir de nosotros surgió hasta una decena, algunos de los cuales desaparecieron”, cuenta este administrativo prejubilado de Unelco quien destaca que “en esta comarca el folclore estaba casi desaparecido hasta que hace 40 años empezó a resurgir”.

La asociación mantiene una escuela de música y danza tradicionales, de cuyos alumnos se ha ido nutriendo en todos estos años la agrupación musical. En realidad, la vocación de enseñar y recuperar los cantos y los bailes populares fue la razón de ser de este colectivo desde el principio, cuando unos 200 niños y jóvenes del barrio se apuntaron a un curso que impartió Daniel Delgado, folclorista natural de Los Realejos, ya fallecido.

La dirección musical de I’Gara corre a cargo de Nicolás Delgado, componente de Los Sabandeños, mientras que de la dirección de baile se encarga Moisés Rodríguez. Ambos son artífices de que funcione un equipo de casi cincuenta miembros, entre músicos, solistas y bailadores. “Los componentes de I’Gara cantan, bailan y tocan sin darse cuenta de que esas músicas y bailes y esos trajes vienen de nuestros antepasados más recientes, y que eran parte de su vida cotidiana, aunque hoy parezca ya algo perdido en el tiempo y ajeno a nuestros hábitos”, razona Toledo.

Para este amante de las tradiciones canarias, lo más difícil en estos años ha sido mantener a los componentes, pues del grupo original ya solo quedan tres. “Es raro que cada año terminemos con los mismos miembros, y por eso, tras un paréntesis, hace tres años retomamos la actividad formativa”. Ahora preparan el lanzamiento de su segundo disco, después del que editaron en el 2000. El problema, máxime con la rampante crisis económica, es conseguir la financiación, entre 4.000 y 5.000 euros.

Dentro de las actividades de la asociación figura también la concesión del título de Distinguido de Honor a personas que se han significado en pro de la historia y las tradiciones canarias, entre ellos, los maestros Francisco Rodríguez Machado y Ramón Delgado Bello; el luchador Melquiades Rodríguez; los periodistas Bernardo Morales (de DIARIO DE AVISOS) y José Manuel Pitti; los historiadores Nelson Díaz y Carmen Rosa Pérez; el cabrero Salvador González; los folkloristas Daniel Delgado y Manuela Rodríguez; el navegante Eloy García; y el empresario Pedro Luis Suárez.

Un día, será el propio pueblo de Cabo Blanco el que distinga de forma honorífica a esta asociación cultural que camina ya hacia su tercera década de existencia, comprometida siempre con un legado que, de otro modo, se habría perdido para siempre en el vertiginoso remolino de los tiempos actuales.