X
Vilaflor >

Los escolares de Vilaflor aprenden la importancia de reciclar

   

DIARIO DE AVISOS | Vilaflor

La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Vilaflor, en colaboración con los colegios del municipio, ha puesto en marcha el proyecto Un niño, un cubo de reciclaje, cuyo objetivo es educar y concienciar a los escolares de la importancia del reciclaje y sus beneficios. “Con esta campaña se pretende que nuestros hijos comiencen a practicar en casa lo aprendido en el colegio, además de convertirlos en actores principales del reciclaje”, señala Candelaria Cano, concejala de Medio Ambiente.

A cada niño se le ha entregado un cubo transportable de reciclaje, que se podrá llevar a casa. El recipiente cuenta con cuatro espacios para separar papel, plástico, vidrio y residuos orgánicos. De esta forma, se facilitará a los padres y madres la tarea de reciclar.

Además del cubo, a los niños se les ha entregado el Manual del hogar verde, que consiste en una guía donde se informa cómo ahorrar agua, energía, reducir la contaminación y, en definitiva, mejorar la economía familiar. Este material ha sido cedido por la Unidad de Educación Ambiental del Cabildo de Tenerife.

Candelaria Cano afirma que actualmente “el nivel de desarrollo de un pueblo se mide por la cantidad de residuos que produce, pero no es menos cierto que su grado de cultura y desarrollo cívico está en función del nivel de reciclado de estos residuos que genera”, dice. Esta iniciativa pretende introducir en los hábitos de vida de los más pequeños una mayor responsabilidad en la conservación del medio ambiente, “compromiso que en el futuro reportará enormes beneficios a este municipio, a cambio de un mínimo de esfuerzo”.

Cano recuerda que el Ayuntamiento de Vilaflor está suscrito a diferentes convenios de reciclaje destinados, por ejemplo, a la recogida de residuos peligrosos (aparatos eléctricos y electrónicos), recogida de aceite, de pilas, recogida selectiva de papel, cartón, envases ligeros y vidrio.

El proyecto Un niño, un cubo de reciclaje está subvencionado por el Gobierno de Canarias siendo responsable del proyecto la empresa Easyrecycling.