X
sanidad >

Los farmacéuticos aseguran que se tira el 50% de los medicamentos

   

INMA MARTOS | Santa Cruz de Tenerife

“El cumplimiento terapéutico se sitúa en el cincuenta por ciento y nos parece más interesante ahorrar tomando más medidas para que los medicamentos no se desperdicien, que haciendo recortes indiscriminados”. “La clave no es seguir bajando los precios sino que la población cumpla los tratamientos completos”. Así lo asegura Guillermo Schwartz, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife quien, además, dice que “la retórica del ahorro inmediato a la que se está recurriendo podría llevar a largo plazo a un mayor gasto en la sanidad pública”.

El Real Decreto Ley 9/2011 por el que se obliga la prescripción de medicamentos por principio activo en el Sistema Nacional de Salud entra en vigor hoy y no ha dejado indiferente a ningún colectivo del sector.

“Los genéricos son iguales desde la propia formulación del mismo; ahora bien, el resto de los elementos que forman las cápsulas, los comprimidos u otro tipo de presentaciones puede variar respecto a los de una marca”, manifiesta Schwartz. “Estos cambios -indica- son los que pueden provocar que el efecto del medicamento en el paciente no sea igual”, dice.

Por este motivo, “no se sabe si este ahorro traerá más gasto en cuanto a enfermedades en el futuro”. Por otra parte, si las compañías farmacéuticas abaratan sus productos, “tampoco sabemos qué parte de sus beneficios seguirán invirtiendo en investigación, porque está claro que con la rebaja de los precios ingresarán menos. Es como castigar al que investiga que no tendrá tantos recursos para seguir haciéndolo, a favor de quien no lo hace”. “Pero esto no lo sabremos hasta que pase un tiempo, al igual que el ahorro que supondrá esta medida, porque ahora las marcas han bajado sus precios, pero pueden volver a subirlos”, arguye Guillermo Schwartz.

Por otra parte, el representante de los farmacéuticos de Tenerife afirma entender a los médicos en su preocupación con esta nueva medida, ya que “les cambia bastante la metodología de prescripción. Están acostumbrados a saber exactamente lo que están recetando a sus pacientes y ahora su capacidad de decisión se va a ver mermada, dejándola en manos de las oficinas de farmacia o del propio paciente quien podrá decidir qué medicamento toma, genérico o marca, si ambos tienen el mismo coste de venta al público”. Desde numerosas asociaciones nacionales de médicos y de enfermeras han pedido que los envases sean iguales si el medicamento es igual para que, al menos, no haya confusiones.

En cuanto al ahorro que está generando la Comunidad Autónoma canaria con la introducción de la receta única continua, “lo cierto es que está yendo bien porque somos la Comunidad Autónoma que más a ahorrado; alrededor de un seis por ciento y el impacto se ha notado bastante”, comenta Schwartz, quien reitera que “no podemos quedarnos en el ahorro por el ahorro, sino buscar sistemas más eficientes a largo plazo”.

En este sentido, el director general de Farmacia, Buenaventura Fernández San José, asegura que “ahora se están haciendo las cosas como se tenían que haber hecho hace mucho tiempo, ahorrando sin que merme la calidad del servicio al paciente”.