X
Análisis >

Mentoring > Enrique Areilza Molet

   

Mentor es el maestro al que Ulises encomienda la formación de su hijo Telémaco durante su ausencia. Una suerte de intermedio entre un tutor y un coach.

El mentoring, es una de las soluciones más efectivas para avanzar hacia las “organizaciones que aprenden”. Este tipo de empresas se caracterizan por estar enfocadas a la mejora continua mediante el desarrollo de sus integrantes. Pero son las personas las que asumen, además de sus funciones y responsabilidades, el reto de aprender constantemente.

La diferencia es notable; no es la empresa la que se compromete a enseñar, son las personas las que se responsabilizan de aprender. Algunos, los menos esforzados, pensarán que eso es cargar más al empleado. Evidentemente es así, pero serán él o ella los que se lo llevarán en su mochila. Mientras dure el contrato persona / empresa, ambas partes disfrutarán del aprendizaje. Y no solo eso, la empresa también pone de su parte al facilitar mentores y sobre todo facilitando oportunidades de aprendizaje. Y llegados aquí, ¿quién es un buen mentor? La respuesta la tiene usted.

La mayoría de las personas, hemos tenido nuestro propio mentor en lo personal y/o lo profesional. Algunos ni siquiera lo han identificado y para ello sirven preguntas de este tipo:

¿Quién, con sus reflexiones, te ha permitido enfrentar y resolver situaciones complejas?

¿Quién te ha desafiado y retado a adquirir nuevas visiones y a tomar nuevos caminos?

¿Quién, de forma imparcial, te ha ayudado a ver nuevas perspectivas y a tomar mejores decisiones?

¿Quién ha sido para tí un modelo?

¿Quién te ha ayudado a descubrir y utilizar tus propios conocimientos y habilidades en distintos momentos?

Como se puede ver, un mentor es alguien que te ayuda en tu desarrollo desde la generación de oportunidades de aprendizaje y la provocación, por medio de retos. Es decir, te ayuda a que tú aprendas, no te enseña. También te ayuda a desaprender lo que has mal-aprendido, que es tanto o más importante.

La puesta en marcha de programas de mentoring en las empresas, permite además del aprendizaje de los mentee, un trasvase horizontal y vertical del conocimiento existente, descubrir y generalizar buenas prácticas de personas o áreas concretas, acercar a los directores y mandos a la arena del negocio e incluso, generar competencia sana entre mentores sobre el futuro de sus mentorizados. A aquellos que estén pensando en ponerlo en marcha, les sugerimos que, una vez elegidos los mentores, se pregunten si realmente responden a las preguntas previas, no sea que la elección sea inadecuada y en lugar de aprender, desaprendan lo bien-aprendido.

www.dream-team.es