X
megáfono > arafo

Nivaria y La Candelaria, mucho más que bandas de música

   

NORBERTO CHIJEB | Arafo

Es indudable que la Villa de Arafo tiene en la música su patrimonio cultural más valioso, consolidado desde el siglo XIX en agrupaciones que han venido funcionando de una manera ininterrumpida hasta la actualidad. Una tradición que viene dada no sólo por la antigüedad de las formaciones, sino también por su continuidad, caso de las bandas de música Nivaria y La Candelaria o la coral polifónica María Auxiliadora.

El auditorio Juan Carlos I, inaugurado por los reyes de España en 1994, es fiel ejemplo, hoy en día, de la importancia que tiene la cultura, y en especial, la música, dentro de la sociedad arafera, que sigue teniendo al Recreo como una de sus sociedades más populares.

Es la más joven, aunque ya son años en el escenario. La banda de La Candelaria nació el de 2 de febrero de 1926 por la voluntad de un grupo de músicos que ya en el año 1924 deciden formar una nueva agrupación en Arafo y que lleva ese nombre porque fue ideada por unos vecinos de Candelaria que organizaban procesiones de la Patrona de Canarias. Juan Hardisson fue su primer director, mientras que desde hace unos meses la dirige José Carlos Fariña, su décimo director desde entonces y que hace once años creó la banda juvenil.

Para José Carlos Fariña, la tradición musical de Arafo viene en el ADN y en una explicación: “Aparte de un supuesto don que debemos poseer, existe una explicación un poco más científica expuesta en la tesis que defiende el historiador y cronista oficial del pueblo de Arafo, Febe Fariña Pestano, que manifiesta que el municipio se ha dividido en una gran cantidad de pequeñas propiedades.

Esta gran cantidad de pequeñas propiedades da lugar a que los dueños de las mismas se agrupen para contar sus experiencias, e intentar solucionar sus problemas. De esta convivencia nacen en el pueblo hasta tres sociedades recreativas, rondallas, orquestas de baile, una coral y dos bandas de música.

Una tradición que se ha mantenido con la disputa sana por la supremacía en un pequeño pueblo, aunque ya están olvidados aquellos episodios cuando La Candelaria y Nivaria se peleaban por quién tocaba en la plaza del quiosco. Para José Carlos “hay una rivalidad sana” que sirve para que estas dos bandas estén consideradas de las mejores de la Isla. Quizás por ello, Fariña no entiende que los músicos tinerfeños tengan tan poco acomodo en nuestra Sinfónica, “por la mala política que se ha llevado por los responsables que han gestionado la Sinfónica”. Añade que “no se les ha dado oportunidades a los músicos de aquí y han tenido que irse fuera, donde hoy por hoy ocupan plazas de solistas en orquestas como la Nacional de España, Japón o Escocia”.

Notas y crisis

El director de La Candelaria reconoce que la crisis económica también se ha notado en la banda, pero destaca que el Ayuntamiento sigue manteniendo las subvenciones por actuaciones, “los que nos permite formar a los alumnos en la academía de música y formarles para el Conservatorio”.

La Sociedad Filarmónica Nivaria es la de mayor tradición del municipio, no en vano cumplió hace dos años nada menos que un siglo y medio de existencia, tras fundarse en 1860. Hoy en día la dirige José Andrés Sabina y en ella más de un centenar de músicos siguen la tradición de una banda que ni siquiera en el período de entre guerras dejó de llevar su música por toda la Isla.