X
reapertura del hotel mencey >

Obreros de lujo

   

DIARIO DE AVISOS habló con parte de ellos: son la cara humana de la obra. / JAVIER GANIVET

NANA GARCÍA | Santa Cruz de Tenerife

Algunos con nostalgia, otros con satisfacción, muchos con ilusión y los que menos con alegría, medio millar de trabajadores de diferentes ramas de la construcción se despide esta semana de una de las mayores obras que se han ejecutado en el área metropolitana en los últimos dos años, la reforma del hotel Mencey.

Son los rostros anónimos de la metamorfosis del inmueble construido a finales de la década de los 40 del siglo pasado y que se ha adaptado a los nuevos retos de mercado sin perder su esencia original.

La empresa OHL, SA, ha sido la constructora que se ha encargado de la obra principal, es decir, la rehabilitación del edificio propiedad del Cabildo de Tenerife-, varias empresas subcontratadas se han convertido en los sanadores de los defectos estructurales de uno de los edificios más emblemáticos de la capital tinerfeña. Con una inversión público-privada de entre 35 y 40 millones de euros, la ‘joya’ de Santa Cruz ha atravesado en los últimos 20 meses una actuación compleja: “Se ha hecho una estructura dentro de un edificio”, sostiene Faustino Ormazábal, Jefe de Grupo en OHL.

Pero estos trabajos no solo se han centrado en mantener la personalidad que ha convertido el edificio en un lugar único, conservando las zonas nobles catalogadas como Bien de Interés Cultural (vestíbulo, salones y jardines) con delicados trabajos en madera, escayola y piedra, sino también en la actualización de las habitaciones con instalaciones propias del siglo XXI, gracias a cuidados acabados de albañilería, electricidad y madera. César Figueredo (Cofely GDF SUEZ), por ejemplo, ha participado en la renovación tecnológica del inmueble. “Hemos hecho la totalidad de la instalación eléctrica”, de tal manera que ahora las habitaciones y suites cuentan con wifi, TV de última generación y conexión iPod/MP3, gracias a la colocación de “fibra óptica, electricidad renovada con propulsiones nuevas, con cables libres de halógenos, con tuberías e iluminación nuevos”, explica César Figueredo.

Cabe destacar que la transformación del hotel Mencey ha contado con dos tipos de actuaciones: la rehabilitación y adecuación de la obra principal del edificio, que ha estado a cargo de la empresa OHL, SA; un edificio de aparcamientos realizado por la constructora Dragados, y las obras del spa, la Casa del Duque y el Casino, que aún ejecuta Syocsa-Inarsa.

[apunte]

Maxi Bravo (Carpymen). Con más de 20 años de profesión, este tejinero se ha encargado de coordinar la restauración de la carpintería exterior, “que se ha transformado” y se han rehecho “muchas zonas nobles”. Valora la experiencia “de aprender más” a pesar de “lo complicado” que ha sido a veces la obra.

Ricardo Díaz (Arquitectos Técnicos). Natural de La Orotava, ha estado encargado de la revisión del conjunto de trabajos efectuados en el inmueble desde el principio de la reforma. “Ha contado con un importante personal que ha realizado muy buenos trabajos; el edificio ha mejorado”.

José Luis Martínez (Hispalis Decoración). “La realización nuestra ha sido toda de pilares, techos y molduras” a mano y en taller, indica el responsable de escayola. Sevillano de nacimiento, ésta es la segunda vez que trabaja en el Mencey, “en una exquisitez de obra”. La otra fue una anterior reforma en 1987.

Luis Ramos (José Ramos e Hijos). También ha trabajado en la madera, pero, en este caso, se ha encargado del “forrado de las columnas, puertas, cuartos de baño de las habitaciones y un botellero”. Aunque empezaron hace dos meses, Ramos califica la obra como “impresionante; hay muy buenos trabajos”.

Sergio Marrero (Carpymen). Responsable de pintura, se ha encargado de la restauración y ha pintado “prácticamente toda la madera, un trabajo muy delicado”, explica. Desde su experiencia reconoce que ésta “es la mayor obra” en la que ha trabajado jamás, lo que le proporciona “mucho orgullo”.

Máximo Magro. Su empresa, Tematizaciones Canarias, ha estado dedicada a la reposición de los balcones del Mencey y algunas cornisas con TXT (imitación de la piedra original) desde junio de 2010. “Esto ha sido una especie de torre de Babel, con gente muy bien avenida, a pesar del trabajo titánico”.

Domingo Farrais Labrador (Tenyval). Esta empresa ha estado “prácticamente desde el principio” y se han encargado del proceso de “demolición y refuerzo de toda la estructura”, así como “todos los trabajos de albañilería”. “Ha sido un trabajo a contrarreloj, pero estamos muy contentos con el resultado”.

María Dolores Rodríguez (Tematizaciones). Junto a Nereida del Pino, ha sido la única chica que ha participado en la obra, “en tierra de hombres”. “Al principio estaba sola y es un ambiente diferente al que acabas acostumbrándote, aunque, por suerte, esto está cambiando”.

[/apunte]