X
robo de bebés >

Once familias de Alicante denuncian en Fiscalía el presunto robo de bebés

   

EFE | Alicante

Once familias que actualmente residen en la provincia de Alicante han denunciado ante la fiscalía el presunto robo de bebés al poco de nacer, y varias más han anunciado su intención de hacer lo propio en los próximos días.

Una decena de afectados por la causa de los “niños robados” se ha concentrado hoy ante las puertas del Palacio de Justicia de Alicante con la pancarta “Todos los niños robados son también mis niños. Investigación exhaustiva en todas las denuncias presentadas”.

Uno de los portavoces de los afectados ha explicado a EFE que cuatro de las denuncias son de familias que actualmente residen en Alcoy, dos de Alicante y una de Elche, Villena, El Campello, San Juan y Almoradí, respectivamente.

Los afectados protestan al considerar que el ministerio público no hace lo suficiente para investigar los hechos denunciados y, además, pretenden concienciar a la ciudadanía para que apoyen su causa y se esclarezcan los supuestos robos de bebés ocurridos entre las décadas de los cuarenta y noventa.

Maite González ha relatado que su madre tuvo en 1972 un hijo (su hermano) en el Hospital General de Alicante, y que le dijeron que había nacido muerto, aunque no les dejaron verlo ni enterrarlo.

Ha sostenido que no consta la licencia de nacimiento, ni de defunción ni el legajo de aborto, y ha añadido que el único enterramiento que han podido encontrar está identificado como una niña, en vez de un varón.

Otra afectada, la alicantina Laura Perales, ha apuntado que el 3 de julio de 1980 tuvo un hijo sano en el mismo Hospital General y que a los tres días se lo llevaron para una prueba aunque, al regresar, le comunicaron que había fallecido.

Ha apuntado que les han dicho que está enterrado en una fosa común y que les han negado la documentación de nacimiento y muerte, bajo el argumento de que las riadas de 1997 destruyeron todos los papeles.

Otro afectado, Carlos Cuenca, vecino de El Campello, ha relatado que en los próximos días formalizará la denuncia de su caso, ocurrido en la Nochebuena de 1967 en el Hospital Ruiz de Alda de Granada, donde les dijeron que una niña había nacido muerta y no se la dejaron ver.

En Valencia, un grupo de personas afectadas por la trama de bebés robados entre los años 50 y 80 se ha manifestado a las puertas de la Ciudad de la Justicia de Valencia para insistir en su petición de que la Justicia investigue “hasta el final” los casos denunciados y no les deje “de lado” archivándolos “sin más”.

“Reclamamos que la Justicia investigue hasta el final y que no nos deje de lado porque esta situación es muy fuerte para unos padres, pensando en lo que le ha podido pasar a un hijo”, ha aseverado Vicenta Pérez, que busca a su hijo, nacido “sano” en un hospital de Valencia.

Según esta mujer, su hijo está vivo y nació, tras un “buen embarazo, sin llorar pero moviendo las piernas”, pero salió del centro sanitario “sin él” y “sin ningún papel” en el que conste su nacimiento o su defunción.