X
sucesos >

Piden 12 años para un padre y su hijo por matar a un vecino en Toledo

   

EFE | Toledo

El fiscal solicita doce años de prisión para un padre y un hijo acusados de matar a un vecino con una barra de hierro en Navahermosa (Toledo), en 2006, en el juicio con jurado popular que ha comenzado este martes en la Audiencia Provincial de Toledo.

Los dos acusados Clemente P.G., de 56 años, y su hijo José Alberto P.C., de 25, de la familia de “Los Chavea”, quienes han defendido esta tarde, en la primera sesión del juicio, que sólo fue Clemente el que cometió este hecho durante un forcejeo en el que “le podía haber tocado a cualquiera”.

También se sienta en el banquillo por una falta de lesiones el hijo del fallecido, Gustavo L.M., de 33 años, de la familia de “Los Chuscos”, quien, en su relato de los hechos, ha recordado cómo su padre antes de morir increpó a Clemente, “Cabrón, me has matado” y ha afirmado que ambos acusados participaron en el homicidio.

Clemente ha explicado ante el tribunal que los hechos se produjeron después de un largo periodo de amenazas por parte de Gustavo y del fallecido hacia su familia, “Los Chavea”, para presionarles para que José Alberto les quitara una denuncia que había puesto a Gustavo por haberle dado dos disparos a su vehículo, después de que este se colara en una finca de su propiedad.

El acusado ha recordado cómo el día de los hechos su hijo fue a buscarle para decirle que le querían matar los de la otra familia y que ambos se dirigieron hacia la carretera CM-401 (Toledo-Alcaudete de la Jara), a la altura de la travesía de Navahermosa, donde se encontraron con los dos miembros de la familia de “Los Chuscos” y comenzaron una pelea que acabó con la vida de Gregorio.

Tanto Clemente como José Alberto han insistido en que solo fue Clemente el que durante un forcejeo para quitarle la barra de hierro que llevaba el fallecido, éste se la clavó a la altura de la cadera, y han defendido que no participó José Alberto.

El hijo de Clemente, José Alberto, ha declarado que él no vio cómo su padre clavó la barra al fallecido porque en ese momento su única preocupación era que evitar los golpes de Gustavo.

Sin embargo, Gustavo, ha afirmado que los dos acusados hicieron caer al suelo a su padre hasta matarle con la barra de hierro, la misma versión que sostiene el fiscal.

El representante del ministerio público pide para los dos principales acusados que indemnicen con más de 300.000 euros a la esposa e hijos de la víctima, mientras que para el hijo del fallecido solicita 720 euros de multa por una falta de lesiones.
La vista oral continuará mañana con la declaración de testigos y peritos.