X
ELECCIONES 20-N > OTRAS VOCES

Por un Mundo Más Justo propone reformular el modelo de sociedad

   

D. N. M. | Santa Cruz de Tenerife

Humanizar la sociedad, y particularmente la economía, es el principal objetivo de Por un Mundo más Justo (PUM+J) en estas elecciones generales.

“Planteamos una reformulación de un modelo de convivencia en el que priman la especulación, el individualismo y el consumismo”, explicó ayer a este periódico su candidato al Senado por Tenerife. Daniel Barrios es un estudiante de Farmacia que, el domingo, cumplirá 24 años.

El programa de PUM+J gira en torno a tres ejes estratégicos. El primero de ellos es eliminar la pobreza y la exclusión. “Las propuestas que hacemos van dirigidas a solventar las consecuencias que el actual modelo de desarrollo tiene sobre personas residentes en España y, de manera más extrema y generalizada, sobre otras que viven más allá de nuestras fronteras nacionales”, detalló Barrios.

El segundo elemento consiste en garantizar la coherencia de la política, interior y exterior para permitir el desarrollo de los más necesitados. “Nuestra intención, a medio plazo, es situar en el centro a los más desfavorecidos y velar para que el futuro de estas personas no se vea limitado como consecuencia de determinadas políticas”.

El tercer aspecto trata de avanzar hacia la construcción de un modelo de desarrollo alternativo. Para eso, concretó Daniel Barrios en la conversación, “habría que presionar a la comunidad internacional para establecer las reformas estructurales necesarias que, desde el respeto a los derechos humanos, permitan el libre desarrollo de todas las personas”. En consonancia con lo anterior, este partido aspira a lograr las “transformaciones estructurales precisas para que todos los habitantes del mundo ejerzan su derecho a vivir con dignidad”.

Esta “lejana meta” es, expuso Barrios, “el horizonte hacia el que caminar”. Para “no tropezar o perderse por el largo y duro sendero”, es preciso “fijar unos objetivos evaluables que puedan quedar plasmados en un programa electoral”. En este sentido, PUM+J parte del principio de que “todos los seres humanos son iguales en dignidad y, por tanto, deben tener acceso a una serie de derechos fundamentales”. El partido antepone las personas a los beneficios económicos, y sitúa la economía “al servicio del desarrollo humano y priorizando la consecución de los derechos humanos”.

Barrios reconoció que este posicionamiento “puede parecer utópico”. No obstante, entiende que “debiera ser el punto de arranque de cualquier propuesta política” en España.

En realidad, puntualizó, “es una exigencia recogida en la Constitución” española. “En su artículo 10, recoge tanto que el respeto a la dignidad de la persona es el fundamento del orden político y de la paz social como que la propia redacción de la Constitución está en conformidad con la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Fundado en 2006, Por un Mundo más Justo concurre en 35 provincias; entre ellas, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas.

“Somos la sexta fuerza política con mayor presencia territorial”, apuntó Daniel Barrios. Este partido ha denunciado la “erosión de la pluralidad democrática que ha supuesto todo el proceso de avales”. El poder judicial y los organismos electorales “han impedido la proclamación de candidaturas en ocho provincias (de 43 a 35)”, remarcó Barrios.