X
el hierro> crisis volcánica

Rivero avanza que en pocos días los afectados por el volcán tendrán las ayudas

   

VICENTE PÉREZ (ENVIADO ESPECIAL) | El Pinar

En La Restinga hay empresarios y trabajadores que ya no pueden aguantar más la parálisis económica en que el volcán ha sumidos desde hace un mes este barrio de El Pinar. Una dramática situación que ayer le trasladó al presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, el patrón mayor de la cofradía de pescadores y representante vecinal, Fernando Gutiérrez.

Una reunión, celebrada en Tenerife por invitación del propio mandatario, en el que se garantizó que “de forma inmediata, en cuestión de días, los damnificados recibirán una primera ayuda económica, en función de sus necesidades y de sus recursos”, según explicó ayer el propio Gutiérrez, quien dijo que acudió a la reunión para exponer los problemas no sólo de los pescadores sino también de todos los afectados en general, al ser miembro de la dirección de la gestora creada por los vecinos para reivindicar medidas de apoyo para intentar superar su “dramática situación”.

El marinero herreño señaló que salió del encuentro “con una sensación de felicidad” pues el Gobierno canario “ha entendido la tragedia que vivimos y me garantizó que van a ayudar no sólo al sector pesquero, para el que además hay fondos europeos, sino a toda la gente con una primera ayuda económica, porque en La Restinga hace un mes que no entra un duro”. Para ello, según la versión de Gutiérrez, el jefe del Ejecutivo autonómico apuntó incluso la posibilidad de dictar un decreto urgente.

También se estudiarán ayudas para los afectados de Frontera. El patrón mayor afirmó que propuso al Gobierno canario que a los damnificados con crédito hipotecario se le suspenda el cobro temporalmente, hasta que se normalice la situación.

Ayer, este diario vivió la gran preocupación existente entre los empresarios de La Restinga, como es el caso de los dueños de bares y restaurantes, ante el cierre al que se han visto forzados por las dos evacuaciones que ha vivido esta población, a lo que hay que añadir la escasez de clientes por el “alarmismo” que se ha creado en torno a una erupción volcánica que además ha arruinado el mar, el principal motor económico del barrio, pues los pescadores no pueden faenar, el pescado ha muerto, se desaconseja el baño en el mar y algunos días huele a los gases volcánicos.

El martes, 300 residentes en La Restinga celebraron una asamblea en la que acordaron organizarse y movilizarse para reclamar unas ayudas que ya tardan.
[apunte]
Calma eruptiva, pero la costa se cierra por gases

Las ebulliciones del volcán submarino situado a un kilómetro y medio de La Restinga se tomaron ayer un respiro, y casi no se distinguía la mancha del foco eruptivo desde la costa. No obstante, la marea verde de las emanaciones volcánicas se ciñó a la costa y ganó densidad en el puerto, mientras que se prohibió el paso a la zona de dominio público en una franja del litoral que va desde el extremo sur de La Restinga (apartamentos Arenas Blancas) y Puerto Naos, por presencia de gases tóxicos, que ayer incluso provocaron una intoxicación leve a un geólogo.

La aparente tranquilidad de la erupción permitió además que el buque oceanográfico Ramón Margalef navegara con total comodidad por la zona para hacer un seguimiento al fenómeno marino.

Los vecinos de La Restinga pudieron de nuevo acceder a sus viviendas de 8 a 18 horas, y numerosos medios de comunicación, algunos vecinos y curiosos montaron guardia en la carretera que de El Pinar, aunque sin poder observar ningún fenómeno llamativo. Solo uno de los siete bares abrió, aunque sin comida, debido a la escasez de clientes y el temor a otra evacuación.[/apunte]