X

Un debut inacabado

   

MARTÍN TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

La mala fortuna se fijó el pasado domingo en Sergio Rodríguez. El futbolista debutó con la casaca blanquiazul en el estadio del CD Toledo, pero no pudo completar el partido. Un pinchazo en los isquiotibiales le impidieron acabar el choque. Ahora falta saber que no se haya roto. Para ello mañana será sometido a una ecografía, que aclarará el alcance de la lesión.

Mientras espera, el jugador prefiere ser optimista. “Estoy bastante mejor de lo que esperaba. Creía que iba a estar peor en los primeros días después de lesionarme, pero creo que estoy evolucionando bien. Espero que se descarte que tengo una rotura”, señaló ayer, en declaraciones a la emisora Teide Radio Onda Cero, el futbolista, que teme perderse el partido del próximo domingo. El Celta B fue su equipo de la pasada temporada y es el conjunto en el que milita actualmente su hermano, aunque lo hace con el primer equipo en la Segunda División A. “Tengo muchos amigos allí y será un partido especial. Estuve allí toda la temporada y la verdad es que tengo muy buenos recuerdos de mi paso por Vigo”, señala el lateral diestro, que durante estos días ejercerá de espía para Antonio Calderón: “Ellos son como todos los filiales. Tienen jugadores con capacidad para tener el balón y con jugadores jóvenes. Fuera de casa bajan el listón, pero no tienen ninguna presión y vendrán a intentarnos hacer daño”.

Respecto a su debut, Rodríguez se muestra satisfecho del debut que protagonizó el pasado domingo. Incluso admite que el entrenador le dedicó unos elogios.

“El entrenador me felicitó y se interesó por mi lesión, me comentó que había sido una lástima porque era mi primer partido y había jugado bien”, dijo. Sobre su equipo y el resultado en ese partido, apuntó que “se vio una mejoría evidente en el juego”, concluyó.