X
KICKBOXING >

Zeben vuelve a la carga

   

JUAN S. SÁNCHEZ | Santa Cruz de Tenerife

El campeón está de vuelta. Zeben Díaz, después de su buen papel frente a Giorgio Petrosyan en el It’s Showtime celebrado el pasado día 12 en el pabellón Santiago Martín, regresó a los entrenamientos esta semana para afrontar los duros retos que se le presentarán tras darse a conocer a nivel mundial frente al super clase italo-armenio.

La derrota frente al dos veces campeón del K1 Max no ha empañado, ni muchjo menos, la carrera del púgil tinerfeño. Al contrario, después de perder por decisión dividida ante Petrosyan, a Zeben se le abren las puertas de las grandes peleas, y lo hacen de par en par.

“Ya empecé a entrenar esta semana, aunque a un ritmo suave, progresivo”, señala el tres veces campeón del mundo, que mantiene su confianza en que la pelea ante Petrosyan “sea el paso definitivo para empezar a medirme con los mejores”.

Así, en su horizonte aparecen varios nombres como el de Andy Souwer, Warren Stevelmans e incluso el cántabro Abraham Roqueñi, aunque Zeben tenga un preferido. “Me gustaría medirme con Mike Zambidis porque sería un combate como a mí me gusta, más guerrero”, admite el tinefeño, que prefiere al bravo fajador griego por aquello de “tener mis mismas características tanto técnicas como físicas”.

Cita en Barcelona

En principio la única cita que tiene casi cerrada es la participación por tercera vez en una gala de la prestigiosa organización del Showtime. Será en mayo en Barcelona donde Zeben pueda volver a medir fuerzas con las principales figuras del kickboxing a nivel mundial, aunque antes no descarta hacer algún combate más, ya sea en esta disciplina o en boxeo, donde mantiene su imbatibilidad en el campo profesional después de cinco comparecencias.

“No me importaría para nada volver a boxear porque siempre me he encontrado cómodo en el boxeo”, reconoce Zeben, al que ya se le ha ofrecido la posibilidad de retornar al noble arte aunque por diversos motivos no lo ha podido hacer.

La pelea con Petrosyan, con el que cayó por un escaso margen de puntos tras los tres asaltos de la contienda, le ha dado mucha confianza para mantener la misma línea de regularidad de los últimos tiempos. “Me sentí cómodo, hice el trabajo que pretendíamos, evitando siempre ir hacia su mano buena y tratando de no entrar en una distancia donde me hiciera daño con sus rodillas”, cuenta un Zeben que mantiene que “no fue una pelea guerrera, fue más a la distancia, pero es que a Petrosyan es muy difícil llegarle porque es más alto que yo, se va muy bien para que no lo contreen y te hace fallar mucho. Terminé cansado de tirar golpes al aire aunque al final de la pelea pensé que iban a dar un asalto extra”.

“Yo buscaba cazarlo con las manos, pero siempre teniendo cuidado porque él hace mucho daño con su mano izquierda, aunque con las piernas era más el ruido que otra cosa”, cuenta el campeón tinerfeño que notó que Petrosyan “se preocupó cuando se vio con el corte en el primer asalto”. Un corte que según Zeben “no fue producto de ningún cabezazo”.