CIERRE DE UN REFERENTE INTERNACIONAL >

“Deporte y turismo nunca han estado conectados”

El pasado fin de semana se reunieron un centenar de ciclistas para despedir las instalaciones. / SUSANA NASSER

SUSANA NASSER | Santa Cruz de Tenerife

No continuará. El Bikepark de Tenerife, situado en la localidad de Tegueste, se despidió hace escasos días de sus aficionados: “Cerramos simplemente porque ya no somos sostenibles. Nunca pudimos optar a una financiación externa, la iniciativa era privada y de poco interés político”, señala el director del parque, Zeno Zrenner Plaut.

Bikepark Tenerife llegó a la Isla en el año 2007 de la mano de este deportista. “Mi sueño era continuar en contacto con el deporte y vi la idea de desarrollar esta modalidad como una gran novedad en el país”, explica el que fuera campeón de España en Triatlón en 1997. Se trata de una actividad cuyo fin es descender a través de “una serie de bajadas clasificadas por códigos de color” instaurados según su dificultad. “Así, el color negro corresponde al descenso más dificultoso”, señala. Asimismo, “los deportistas son trasladados a la cumbre mediante un vehículo especial”, explica el director, quien añade que “consiste en pasarlo bien bajando”.

Tras la creación del establecimiento, el número de clientes aumentó año tras año. “Deportistas de todas las nacionalidades visitaban nuestro parque. En 2009 fuimos visitados por deportistas de 28 nacionalidades diferentes”, indica el dirigente.

Esta modalidad deportiva toma especial relevancia en las regiones turísticas de esquí, debido a las infraestructuras existentes. “Así se crean los mejores Bikepark de Europa. En las regiones alpinas el turismo era únicamente estacional quedando completamente abandonadas en verano. Los Bikepark llenan hoteles en verano de un turismo joven ávido de deporte extremo”, indica. “Aquí, deporte y turismo nunca han estado conectados”, recalca.

La prensa internacional se hizo eco de este parque de Tenerife. “Venían a hacer reportajes. Fue sorprendente el crecimiento de aficionados, venían a entrenar campeones del mundo”, asegura. Además, contaba con el aliciente de ser el único parque del mundo abierto durante todo el año. “Nuestro parque fue muy sonado en el extranjero, y los deportistas provenientes de zonas de nieve venían a Tenerife por su clima”, explica.

Ahora, la aguda crisis que azota el territorio español, y que ya ha afectado al sector deportivo, hace una vez más su aparición. “En 2011 dimos la estocada definitiva; fue un año nefasto para nosotros. El descenso radical del número de clientes, sumado al robo y deterioro de nuestro material deportivo nos obligan a cerrar definitivamente”.

En este sentido, Zrenner indica que “ha sido un orgullo haber atraído a la Isla a australianos, japoneses y sudafricanos con el motivo de probar las instalaciones”.

El pasado fin de semana se reunieron un centenar de ciclistas para despedir las instalaciones.