ENTREVISTA >

“El Gobierno central ha hecho con las ayudas un copia y pega de Lorca”

El presidente del Cabildo de El Hierro, Alpidio Armas, con Valverde a sus espaldas. / DA

NORBERTO CHIJEB | Santa Cruz de Tenerife

Alpidio Armas González accedió a la presidencia del Cabildo de El Hierro tras encabezar una moción de censura presentada en septiembre por su partido, PSC-PSOE, con el apoyo del Partido Popular, desbancando a la nacionalista Belén Allende. Desde entonces, prácticamente se ha dedicado en cuerpo y alma a tratar de aliviar las penurias de su Isla por la crisis volcánica que comenzó en julio y se acrecentó el 10 de octubre con el inicio de una erupción submarina en La Restinga. Pese al agotador trabajo que ha tenido y tiene, se le ve satisfecho en su cargo.

-Estos cuatro meses al frente del Cabildo de El Hierro, con la crisis volcánica presente, habrán sido para usted como un máster acelerado como político.

“Ha sido todo un reto, desde luego. No ha sido una cosa deseada. Pero, una vez que pasa tienes que hacerlo lo mejor posible. No ha habido tiempo para la reflexión, sino para la acción, por lo cual es doblemente difícil. Con esfuerzo y trabajo tratamos de suplir esa falta de experiencia en este tipo de sucesos. Con diálogo y decisiones conjuntas entre administraciones, empresarios, sindicatos y medios de información en la Isla, tratamos de hacerlo lo mejor posible”.

-Lo ideal hubiera sido que aquella erupción del 10 de octubre hubiera parido una Isla y se hubiera acabado todo.

“Evidentemente. Si hubiera salido una isla hubiéramos tenido un elemento nuevo, algo sorprendente y se hubiera vendido perfectamente. Esto para el turismo de buceo hubiera sido una gran noticia y no lo que está ocurriendo ahora que han visto paralizado de manera drástica su negocio. De todas maneras, en los diez últimos días me han comunicado que el volcán ha crecido unos ochenta metros y que cada vez está más cerca de la superficie, por lo que no es descartable que pueda terminar emergiendo. Todavía hay esperanzas, vamos a ver lo que pasa”.

-Comenta Carlos Minguell, el director del Fotosub, que habría que esperar al menos tres o cuatro años para que se regeneren los fondos marinos.

“Nosotros hemos estado pulsando la opinión de todos los expertos y de esa misma opinión es Alberto Brito, el catedrático de Biología de la Universidad de La Laguna, que puso en marcha la Reserva Marina de La Restinga y, por lo tanto, es un gran conocedor de la zona. Él apunta a una posibilidad de que aparezcan nuevas especies y que esa emisión continua de azufre pueda significar la potenciación de la vida marina. Lo que sucede es que, para eso, hay que esperar un poco y para recuperar las especies que teníamos en el Mar de las Calmas va a faltar mucho tiempo, entre otros motivos porque todavía no sabemos cuánto tiempo seguiremos con la situación de riesgo volcánico”.

-Hablemos de economía dura y pura. Los pescadores sufren como nadie la crisis, pero podrán acogerse a un paro biológico. ¿Pero, qué hacemos con los clubes de buceo y ese turismo submarino fundamental en la Isla?

“El buceo ha sido uno de los motores del turismo en la Isla y, ahora, tenemos que sentarnos a pensar y ver qué podemos hacer. Hay gente que se ha ido de La Restinga en busca de otras localizaciones; y otros que están a la espera de saber qué puede ocurrir en ese fondo a corto plazo para tomar decisiones. Creo que hay que hacer de la necesidad virtud y, precisamente, aprovechar el desastre que es ahora el Mar de las Calmas para venderlo y decir que el Mar de las Calmas es un sitio único y para una experiencia única, porque se puede vender que será único bucear en un espacio degradado por el volcán y puede ser una experiencia diferente para los buceadores”.

-¿Habría que reinventar el turismo en El Hierro?

“El turismo en El Hierro está inventado, lo que pasa es que habría que incrementarlo y en eso estamos. Hemos puesto en funcionamiento una comisión socioeconómica que ya existía desde el 2009, en donde están el Cabildo, los ayuntamientos, los empresarios, los sindicatos. En ella hemos puesto sobre la mesa que el turismo tiene que ser la piedra angular en la que descanse el futuro económico de la isla de El Hierro. Pero tenemos un problema gordo, que es el semáforo amarillo que tiene toda la Isla y el semáforo rojo localizado enfrente de La Restinga, en el punto de erupción. Todo el mundo sabe lo que significa un semáforo en rojo y eso retrae a la gente de venir a El Hierro. Es un elemento disuasorio importante y le hemos pedido al Pevolca, en repetidas ocasiones, que desactive ese semáforo en rojo para poder iniciar nuestra recuperación económica”.

-Pero, al menos, ya se ha quitado el semáforo rojo en el pueblo de La Restinga…

“Sí, pero continúa en el foco de la erupción. Además, con respecto a esto tengo que decir que esa información de quitar el semáforo en rojo de La Restinga no se nos comunicó por parte del Pevolca. Un punto más que demuestra que el Gobierno de Canarias va por una lado y las autoridades y la sociedad de El Hierro, por otro. Esto se suma a la no invitación, en su momento, del Gobierno de Canarias para saber cuáles iban a ser las ayudas; sucedió que se invitó a una plataforma y a los empresarios para comunicarles esas ayudas, sin que el Cabildo de El Hierro tuviera conocimiento de las mismas. También vino la semana pasada el presidente del Gobierno a La Restinga y no se nos invitó a esa visita. Está claro que hay una estrategia definida para obviar al presidente del Cabildo, no al presidente, que no es importante, sino a los herreños, porque no olvidemos que el presidente del Cabildo de El Hierro lo eligieron los herreños en las elecciones del 22 de mayo”.

-¿Le están pasando factura desde Coalición Canaria por la moción de censura en el Cabildo?

“Yo no se si esa será la razón o no. Es posible pensar que eso sea de esa forma, porque si no no se entiende demasiado. Lo que digo es que le puede gustar más o menos a uno, pero el daño no se le está haciendo al presidente del Cabildo, sino a los herreños. En lo personal no tengo nada en contra de Paulino Rivero ni con nadie, pero es evidente que a los herreños no se les puede ningunear ni faltar al respeto de esta forma”.

-Se ha incidido mucho en la repercusión de la crisis en La Restinga, pero poco en lo que supone la crisis en el valle de El Golfo

“Es cierto. Haber cerrado el túnel de Los Roquillos es, para ponerles un ejemplo, como si se hubiera cerrado el túnel de Güímar, ha estrangulado la economía de La Frontera, en particular, y la de El Hierro en general. La Frontera está muy mal. Si antes estaba mal, ahora está mucho peor después de la crisis volcánica, con mucha gente que ha abandonado la Isla debido a que no es soportable seguir viviendo en esas condiciones. Toda la Isla está sumida en una profunda crisis. Valverde vive de la gente de Frontera y de El Pinar, y cuando, además, no hay turistas, la Isla se muere”.

-Sin pesca en la Isla, ¿será difícil captar al turista canario?

“Ni en este puente, ni en los fines de semanas anteriores hemos podido recuperar la visita de turistas de otras temporadas, entre otras cosas porque el atractivo era poder comerse el pescado en El Golfo o en La Restinga. El hecho gastronómico representa el cuarenta o sesenta por ciento del destino turístico y en El Hierro, es mucho más”.

-¿No echa en falta alguna campaña institucional del Gobierno canario para que se consuman los productos herreños?

“Yo no se que es lo que va a hacer el Gobierno de Canarias, pero desde el Cabildo tenemos esa comisión que coordina y controla todas esas iniciativas. Pero, hasta ahora, hemos esperado porque en cualquier manual de turismo, dice que en medio de la crisis es contraproducente hacer este tipo de campañas. No hemos tenido tiempo ni para ver manuales ni para reunirnos con expertos en turismo… pero, en la comisión del pasado viernes hemos decidido ponernos a caminar, aunque sea contraproducente, porque ya no tenemos margen para la reflexión y tenemos que actuar. A partir de Navidades vamos a relanzar los productos y la gastronomía de El Hierro y haremos una campaña para que los canarios visiten la Isla, porque vale la pena y es un gesto solidario con una gente que lo necesita”.

-¿Está evaluado el coste económico que ha supuesto para El Hierro está crisis sísmica?

“Nosotros lo evaluamos en su momento, que fue lo primero que hicimos para pedir las ayudas al Consejo de Ministros y al Gobierno de Canarias. Hasta septiembre habíamos cuantificado cinco millones de euros y calculamos que en todo el año 2011 se iban a perder unos 26 millones de euros, mientras que lo que nosotros necesitamos para relanzar la economía de El Hierro, con infraestructuras y obras, son un 187 millones de euros. De esas cantidades, hemos recibido muy poquito, solo a algunos empresarios. Nosotros tenemos nuestras ayudas paralizadas porque no sabemos a quién le ha dado el Gobierno de Canarias y no es cuestión de que uno pueda recibir dos ayudas o tres ayudas y otro, ninguna. El Gobierno de Canarias ha ido por su parte y eso tiene paralizadas otras ayudas”.

-El Gobierno estatal tampoco ha liberado las ayudas prometidas.

“Es muy posible, porque incluso hay ayudas que vienen de fondos europeos. Respecto al Gobierno central, tengo que decir que no ha sido sensible, no ha sido oportuno y no ha estado atinado con las ayudas para El Hierro. Se ha hecho mal con el decreto del ICO, porque es un copia y pego del decreto de Lorca. Eso que significa que, en estos momentos, ningún herreño pueda aplicar un préstamo ICO porque no tiene ninguna casa que se le haya caído ni tampoco ningún bien material o herramienta de trabajo. Ya les dije a mis compañeros de Madrid que eso era una falta de respeto y ya estamos trabajando con nuestros representantes en el Parlamento nacional para que el próximo gobierno pueda corregir ese decreto”.

-¿Insiste en que el PSOE no logró el senador por una guagua?

“Insisto y lo mantengo. La guagua era del Servicio Canario de Empleo, curiosamente una consejería que lleva el PSOE. Aunque esto parezca anecdótico a la gente de fuera, cuando yo vi la guagua repartiendo las ayudas ya manifesté que íbamos a perder el senador por la Isla. El efecto que significa una guagua de cuarenta metros, con cargos del Gobierno de Canarias, repartiendo ayudas fue definitorio para que CC sacara 97 votos más que nuestro candidato”.

-¿Y cómo se lleva eso de tener en la otra trinchera política a su hermano Javier?

“Estupendamente. Nosotros hemos tenido muy claro las cosas. Con mi hermano he tenido siempre una excelente relación y es una de las personas que más futuro tiene en Coalición Canaria. Si Javier Armas hubiera ido en la lista del Cabildo, Alpidio no se hubiera presentado y al contrario hubiera sido igual. No vamos a luchar por un puesto pero sí trabajaremos desde distintos ámbitos por los herreños”.