X
MADI RAMOS > DIRECTORA DE PUBLICACIONES DE ORISTÁN Y GOCIANO EDITORES

“Es incomprensible que Jaime Mir sólo haya escrito una novela”

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Madi Ramos, en su puesto de trabajo tras el ‘interrogatorio’. / FRAN PALLERO

La novela negra tinerfeña está en auge y el público responde. La acogida dada a la obras de autores como Mariano Gambín y Jaime Mir deja al descubierto que algo se mueve en los barrios literarios de esta Isla. Las pesquisas de DIARIO DE AVISOS señalan a Madi Ramos (Santa Cruz de Tenerife, 1965), directora de Publicaciones de la editorial Oristán y Graciano, como principal sospechosa de ser el cerebro en la sombra de semejante maquinación. Era nuestro deber interrogarla al respecto.

-¿Realmente participa usted en una empresa que edita libros en Tenerife sin pedir subvenciones?

“Sí, Oristán y Gociano Editores ha tenido el atrevimiento de meterse en el mundo editorial a pecho descubierto. Únicamente con capital privado. Poco a poco, despacito e intentado que sea con buena letra”.

-¿Concurre, además, en su caso la circunstancia de que algunos de los libros que edita son novelas policíacas ambientadas en la Isla, de ésas que atrapan el interés del lector y se venden por su calidad?

“Así es. Hemos iniciado una línea de publicaciones con los títulos Sólo thrillers y Serie negra. Como empezamos con tranquilidad y con los pies sobre la tierra, en diciembre de 2010 lanzamos la primera novela de suspense, Ira Dei [La ira de Dios], primera incursión en narrativa del prolífico historiador Mariano Gambín. Tras el éxito de ventas cosechado (la primera edición, que contaba con 3.000 ejemplares, se agotó en seis meses), decidimos reeditarlo inmediatamente. Al mismo tiempo, Gambín iba trabajando en su segunda obra, El círculo platónico, presentado el 11/11/11 y que, según nos informan libreros y distribuidora está funcionando muy bien”.

-¿Reconoce que han llegado a reeditar una novela de hace más de 20 años y también se vende?

“Nuestra última apuesta es una novela que hemos incluido en Serie Negra, se trata de El caso del cliente de Nouakchott, de Jaime Mir, obra escrita en el año 1990 y que recibió el premio de Edición Benito Pérez Armas. Se trata de la opera prima de Mir y, por ahora, la última, algo absolutamente incompresible dada la calidad de la misma. Expertos en novela negra la consideran novela de culto del género”.

-Pero, ¿por qué Tenerife?

“Que las tres obras transcurran en la Isla (las dos primeras en La Laguna y la segunda en Santa Cruz), es pura coincidencia. Le aseguro que no ha sido con premeditación ni alevosía y, por supuesto, sin nocturnidad”.

-Sigue sin responder sobre el nivel de las obras y el interés de los lectores. ¿Dónde está la clave?

“Sobre el hecho de que atrapen al lector, me declaro inocente. Los autores son los únicos culpables de tal acusación. Así como de que se vendan por su rotunda calidad”.

-No pretenderá que creamos que es casualidad que las tres lleven el sello de Oristán y Gociano…

“En la parte que nos toca a los editores, le reconozco la ilusión y las ganas de difundir algo en lo que creemos a pies juntillas. Ello nos hace movernos todo lo posible, con nuestros limitadísimos medios: presentaciones, web [www.oristanygociano.es], redes sociales [en Facebook, Ira Dei], encuentros con los lectores tanto en clubes de lectura como en librerías, charlas en colegios, entrevistas y menciones en prensa, ferias, firmas de ejemplares, recorrido del autor por los escenarios de la novela acompañando a los lectores…”.

-¿A dónde pretenden llegar?

“Para nosotros la clave está en conseguir combinar una doble vertiente: vender libros, pues es de eso de lo que vivimos, e implicarnos al 100% con los autores y su obra, pues lo uno no es posible sin lo otro y viceversa”.

-¿Es verdad que autores de otras editoriales han llamado a su empresa para preguntarles por qué sus libros destacan en los puntos de venta?

“Nos sorprendió muchísimo. Autores con obras ya publicadas nos envían correos electrónicos preguntándonos cómo hacemos para conseguir esa buena distribución en las librerías. Aquí tengo que involucrar tanto a nuestra primera empresa distribuidora, Libro Siete, como a la actual, Troquel, y como no, a los libreros. Sin todos y cada uno de ellos, sin su fe en el proyecto, nada de esto sería posible. También son culpables”.

- ¿Y la Península? ¿Es tan difícil distribuir a nivel nacional?

“Estamos en ello. No le voy a negar que introducirnos en el mercado nacional es realmente complicado. La existencia de enormes editoriales ya consolidadas y la ingente cantidad de publicaciones hace que tanto los libreros como las distribuidoras se lo piensen mucho a la hora de admitir ejemplares que lleguen de empresas editoras y autores desconocidos. Pero nada es imposible y, ¿quién dijo miedo? Además, contamos con el aval de importantes ventas en nuestro Archipiélago y esperamos contar con la colaboración de varias empresas en la Península”.

-Confiese ya: ¿Es posible ganarse la vida aquí compitiendo en el mercado en vez de malgastar dinero público para publicar textos que sólo interesan al que lo escribió y al que aprobó los pagos?

“Vaya, me pone entre la espada y la pared. Por ahora estamos en el camino de vivir de esta historia. Trabajamos para ello con empeño e ilusión. En cuanto a eso de los dineros públicos, como nunca los he visto, me acojo a la quinta enmienda”.

[apunte]

Ira Dei - Mariano Gambín

La Laguna. Una obra deja al descubierto, accidentalmente, una cripta subterránea. En ella se amontona un grupo de cadáveres que presentan una mutilación especial, pertenecen a personas desaparecidas en el siglo XVIII…

El círculo platónico - Mariano Gambín

Una crisis internacional se desata en La Laguna con el secuestro del embajador vaticano. Las negociaciones han llegado a un punto muerto y el plazo se acaba. Sólo una persona tiene la clave para liberarlo…

El caso del cliente de Nouakchott – Jaime Mir

Carlos Alberto Rico, Jeque, detective en el Tenerife de los 80. Descreído, machista, impenitente buscador de trofeos sexuales y objetor de lo políticamente correcto intenta capear los golpes en aquel mar cambiante llamado Transición…

[/apunte]