X
cultura >

“Tras 20 años, la única meta es seguir disfrutando del camino”

   

20 años es fruto de la grabación de un concierto de Troveros de Asieta -en la imagen, la cantante Lucrecia y Francis Concepción-, en el Leal. | DA

SANTIAGO TOSTE | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Han pasado dos décadas pero la ilusión sigue intacta. Troveros de Asieta, el grupo surgido en La Palma con el deseo de ayudar a mantener viva la conexión musical de sus ancestros con Cuba, acaba de editar un disco para celebrar esta efeméride que justo se llama 20 años. Hoy Troveros lo conforman Pedro Brito, Fran Martín, José Humberto Martín, Julián Díaz, Carlos Perdomo, Julio González, Roberto González, Quique Pérez y Francis Concepción. Y con este último, DIARIO DE AVISOS ha mantenido una charla que también quiere ser una celebración.

-¿Cómo han sido estas dos décadas de un grupo surgido en La Palma pero que hoy es un referente musical de todo el Archipiélago?

“Han pasado como si nada. Quizás porque hemos crecido paso a paso. Como resultado de nuestro proceso madurativo personal, pero sobre todo por la interrelación que ha habido entre los distintos componentes en estos años; intercambio que ha hecho posible que nos contaminásemos los unos de los otros en inquietudes musicales. Este proceso nos ha permitido mantener viva la ilusión en cada proyecto. Lo que por otra parte no impide que, probablemente, hayamos sido nosotros los críticos más duros que tiene Troveros de Asieta”.

-Han editado un disco que celebra este aniversario. ¿En qué ha cambiado desde 1991 hasta hoy la percepción musical del grupo?

“Hemos mantenido en todo momento la fidelidad a los ritmos cubanos y a la herencia de nuestros abuelos. No obstante, hemos ido incorporando letras comprometidas en temas creados para el grupo, que huyen de lo bucólico, con un lenguaje que hace incursiones en la fusión o en el latin jazz, que junto a nuestra sonoridad característica, conforma el estilo de Troveros”.

-En 20 años, que grabaron en el Teatro Leal, cuentan con las colaboraciones de Lucrecia, Pancho Amat, Olga Cerpa y Fabiola Socas…

“Hablamos de cuatro grandes artistas con una trayectoria sólida y contrastada. Lucrecia y Pancho Amat han puesto el acento más cubano y contundente a ritmo de son, haciendo vibrar al público del teatro, y seguro que también a los que escuchen el disco. Olga Cerpa y Fabiola Socas nos han regalado sus voces privilegiadas, en sendas colaboraciones con los solistas y, sobre todo, en un dúo en el tema Blancas Azucenas”.

-Dos décadas dan para mucho: para acercarse y alejarse. ¿Cuál es la clave de esta longevidad?

“Trabajar con constancia, pero, sobre todo, sentir que cada nueva propuesta tenía que ofrecer algo más, algo diferente”.

-Si entendiéramos este disco como una celebración de lo vivido en esta trayectoria, ¿qué caminos quiere recorrer ahora Troveros?

“La única meta es seguir disfrutando del camino y, claro está, con el fin de llegar a un lugar. Ese lugar está en mantener viva la ilusión de nuestro público pero, cómo no, hacer pequeñas incursiones en el mercado europeo, donde podemos tener cabida”.

-Y más a corto plazo, ¿cuáles son las próximas oportunidades que tendremos de verlos subidos sobre un escenario?

“Los conciertos más cercanos son muy importantes para nosotros. Me refiero a las presentaciones del disco, el 27 de diciembre en el Teatro Guiniguada de Gran Canaria y el 29 en La Palma, en el Teatro Circo de Marte, donde contaremos además con la participación de Lucrecia, Pancho Amat, Olga Cerpa y Fabiola Socas”.

-En un mundo, el de la música, cada vez más complejo, ¿con qué dificultades se encuentra un grupo que decide seguir adelante con su pasión por un ámbito artístico que se aleja de lo comercial?

“Un riesgo es que una propuesta como la nuestra, como la de otros muchos artistas, se quiera encuadrar en el concepto populista de que todo vale, bajo el manido pretexto de la crisis. Y eso, aprovechando la confusión informativa, muchas veces intencionada, te puede cerrar las puertas. La cultura y el acceso a la misma, entronca directamente con la educación de un pueblo y por eso es imprescindible mimarla, no recortarla”.