aguere cultural>

“Ya tenemos más bandas que días”

Fernando Jiménez, uno de los responsables de la gestión del nuevo Espacio Cultural Aguere. | JAVIER GANIVET

J. F. JURADO | LA LAGUNA

Es el nuevo referente cultural de la provincia. Cuatro salas multiusos, cine, música, teatro, danza, fotografía, talleres, programación diaria… Desde que abrió sus puertas, el pasado día 26 de noviembre, la actividad en el Espacio Aguere ha sido casi constante: abre a diario, festivos incluidos, de 9.00 a 02.00 horas de la madrugada. Y siempre con algo que ofrecer en su cartelera.

Es el único espacio de esta dimensión en el área metropolitana, y seguramente del Archipiélago. Toda una bendición para el conjunto del sector cultural de las Islas, especialmente necesitado del soporte privado para no perder visibilidad en tiempos de crisis y escasez de ayudas institucionales. Grupos musicales y artistas de todos los géneros aguardan ya su turno para subirse a los escenarios de los Aguere.

“La verdad es que ya tenemos más bandas y compañías que días”, bromea Fernando Jiménez, junto a su hermano Javier Jiménez, el principal responsable del nuevo uso de los antiguos multicines del casco histórico de La Laguna. De momento, la risa satisfecha le acompaña. El público está respondiendo, todo son elogios para su iniciativa, el Ayuntamiento de La Laguna les ha brindado apoyo y los ofrecimientos para actuar, de aquí, otras islas e, incluso, la Península, no cesan de llegar a su correo. La agenda de actividades programadas por los Aguere alcanza ya al mes de febrero.

Esta ciudad tiene un auge comercial que le viene bien a cualquier empresario”

“Los artistas, sobre todo los locales, están necesitados de un espacio donde exponer su trabajo y, en Canarias, adolecemos de este tipo de circuitos. Siempre hay lista de espera”, asegura. Lo mejor, añade, es que “la asistencia está funcionando bien ”. “La respuesta del público está siendo muy buena y variada, tanto con la programación infantil como con el teatro y los conciertos. Por aquí ha pasado ya gente de todas las edades. Poco a poco vamos incrementado el número de espectadores y, lo que es más importante, el objetivo de pluralidad se va cumpliendo”, asegura. Es el comienzo de una aventura empresarial llamada a consolidarse.

Cine clásico, cursos y talleres

El siguiente impulso será su apuesta por el cine clásico: “Hemos notado que existe una gran expectación con esta programación. Empezamos proyectando el Padrino I y el Padrino II y, a partir de enero, realizaremos un ciclo dedicado Alfred Hitchcock”, cuenta Fernando Jiménez. Luego vendrán los cursos y talleres: “Estamos preparando los grupos y buscando el mejor horario. Habrá cursos de teatro infantiles y adulto, un taller de mecánica literaria, otro de sobre redes sociales, otro de pintura y escultura… A mediados de enero ya estarán funcionando”.

Actuación del grupo lagunero Comsat, el pasado sábado. | DA

Tras probar fortuna con un local nocturno en Santa Cruz, que triunfó entre el público joven pero que finalmente se topó con la contestación vecinal, los hermanos Jiménez siempre tuvieron claro que este ambicioso espacio multifuncional debía ubicarse en La Laguna. Pero no por ser el municipio en el que residen. “Ahora mismo, esta ciudad goza de un auge comercial que le viene bien a cualquier empresario. La Laguna cuenta, además, con un prestigio cultural que se ha ganado con los años”.

De momento, están funcionando sin subvenciones públicas ni colaboraciones por parte de otros intereses empresariales. En este contexto, Fernando Jiménez reconoce que, para traer actuaciones de relieve a los Aguere procedentes del exterior, “sería conveniente llegar a acuerdos con otras iniciativas privadas de Las Palmas de Gran Canaria”, y así “intentar aminorar gastos”. “Tenemos muy buena relación con el Teatro Timanfaya y, en el futuro, algunas cosas compartiremos”, adelanta.

El objetivo final es la “sostenibilidad económica”. “Cuando haces una empresa en el ámbito cultural, las expectativas comienzan con la sostenibilidad. Las ambiciones económicas no pueden ser grandes, y más con los precios que estamos marcando. Además, somos un centro que priorizamos la cultura de base. Los grandes eventos no los manejamos. El secreto está en hacer mucho y con variedad para alcanzar esa sostenibilidad”.