X
PRINCIPIA >

2012, año de auroras boreales

   

Las auroras boreales son fenómenos espectaculares que podrán verse este año. / DA

VERÓNICA MARTÍN | Santa Cruz de Tenerife

El año 2011 está a punto de finalizar y se viene encima la bella fecha del 2012. Un año maravilloso para los admiradores de los fenómenos de la naturaleza porque los científicos lo han catalogado como un momento de máximo sola.

Eso tiene una interrelación demostrada con las telecomunicaciones en la Tierra y una circunstancias mucho más bellas: las auroras boreales. Un buen año, entonces, para viajar en busca de estos espectáculos.

Los campos magnéticos solares provocan unas gigantescas tormentas que afectan a la Tierra. Es lo que se conoce como el evento Carrington en honor al astrónomo que lo midió por primera vez en 1859. En ese momento, no afectó a la vida de los ciudadanos porque apenas se utilizaba la energía eléctrica.

En 1989 sí que se dejó sentir y seis millones de personas se quedaron sin electricidad durante nueve horas debido a una avería en la central eléctrica de Quebec. Ahora, algunos científicos se atreven a predecir que en 2012-2013 se producirá un evento solar similar. Pero, ¿hasta qué punto el Sol es una amenaza?

Sin alarmismos

Lo importante es huir de alarmismos. El Sol a lo largo del año 2010 despertó de un largo sueño y los científicos predicen que los años siguientes tengan un nivel muy alto de actividad solar. Algo que puede ser un problema grave en la sociedad tecnológica en la que vivimos pues una tormenta solar en esta época podría causar veinte veces más daños económicos que el gran huracán Katrina.

Cada vez hay una dependencia tecnológica y las pérdidas pueden ser cada vez más millonarias.

El Sol tiene un ciclo de actividad de 11 años aproximadamente. Esto ha sido así siempre ya que el Sol actúa como una gigantesca dinamo. Las tormentas son fenómenos magnéticos que se producen por la interacción entre sus campos magnéticos y el plasma que lo componen. Todo este proceso es muy complejo y, ahora estamos empezando a entender la física básica que gobierna estos procesos aunque nos falta por descubrir muchos de los detalles. Tras esa calma, se espera que el máximo de actividad solar se produzca en este año 2012 y en 2013.

Aunque el Sol no esté muy cerca de la Tierra, las tormentas solares son fenómenos muy violentos equivalentes al lanzamiento de millones de bombas atómicas. Cuando esto ocurre, se lanzan al espacio chorros de partículas cargadas muy energéticas y producen un jet a alta velocidad protones, núcleos de helio y electrones. Eso genera una radiación muy fuerte que perturba la ionosfera, que es la parte superior de la Tierra que es usada para las telecomunicaciones, especialmente las de radio tradicional que la utiliza para rebotarla de nuevo a la Tierra. Además, estas radiaciones también pueden afectar al funcionamiento de los satélites. La Tierra tiene su propio mecanismo de absorción gracias a la existencia de cinturones magnéticos (la magnetosfera). Las partículas procedentes de las tormentas solares entran por los polos lo que da lugar a las bellas auroras boreales que este próximo año serán espectaculares al igual que lo fueron este 2011.

El problema está en que los satélites no tienen esta protección aunque ya hay mecanismos que tienen previstos estos eventos.

Ese es el verdadero peligro pues muchas comunicaciones dependen de los satélites algo que también se traslada a las plantas generadoras de electricidad de las altitudes cercanas a los polos.