X
DEBATE DE INVESTIDURA>

Rajoy asegura que no tiene intención de subir los impuestos

   

EFE | MADRID

El candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que no tiene intención de subir los impuestos, ya que considera que “no es lo más razonable” dadas las dificultades que están atravesando las empresas y ciudadanos españoles.

Rajoy ha respondido así al líder del grupo socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, que durante su intervención en el debate de investidura le ha pedido que aclarara si pensaba subir el IVA u otros impuestos dentro de su plan para reducir el déficit en 16.500 millones de euros en 2012.

El líder del PP ha insistido en que el cumplimiento del objetivo de déficit público del 4,4 % del PIB será la directriz principal que seguirán los Presupuestos Generales del Estado que tiene previsto presentar antes de que finalice el primer trimestre.

No obstante, ha dicho que antes de concretar los planes presupuestarios, esperará a conocer las previsiones macroeconómicas que la Comisión Europea publicará en enero.

En línea con esas previsiones, su Gobierno elaborará el cuadro macroeconómico para el próximo año y a continuación fijará el techo de gasto presupuestario, la base de los presupuestos generales.

Según ha dicho, hasta que no se sepa cómo van a quedar los ingresos y gastos de 2011, será difícil hacer planes concretos.

Igualmente, ha aceptado la mano tendida del portavoz del PSOE, para consensuar grandes políticas, como la posición de España ante la UE o la reforma del sistema financiero.

En su primera réplica a Rubalcaba en el pleno del Congreso, Rajoy se ha mostrado también dispuesto a hablar con el PSOE para reformar las administraciones públicas, mejorar el sistema sanitario, la política exterior y la de defensa y diseñar la respuesta al proyecto de la Política Agrícola Común (PAC), que es “muy lesivo” para los intereses de España.

Ha coincidido además con la posición del PSOE ante el Banco Central Europeo y a favor de los eurobonos, pero ha recordado a Rubalcaba que España tiene que hacer sus propios deberes porque su tasa de paro supera el 20 por ciento.