X
RUGBY FEMENINO >

Abriendo nuevos caminos

   

Las componentes de la plantilla del conjunto femenino. / SERGIO MÉNDEZ

SUSANA NASSER | Santa Cruz de Tenerife

Hace cuatro años, Berta y Lara llegaron a la Isla procedentes de la Península para cursar su carrera de Astrofísica en la Universidad de La Laguna. Lara Monteagudo, de Zaragoza, se introdujo en el mundo del rugby de la mano de su amiga y compañera Berta Margalef, que en Madrid ya practicaba este deporte. “Al llegar a Tenerife, decidí meterme a jugar al rugby de la mano de mi amiga Berta. Como no había equipo, entrenábamos con el Universidad de La Laguna de rugby masculino”, explica Lara. Fue entonces cuando ambas jugadoras quisieron formar un equipo femenino, pero la suerte no las acompañaba. “A las chicas, en general, les asustaba la práctica de este deporte por miedo al daño físico y entrenar con los chicos los echaba para atrás”, indica la jugadora, de 25 años. “Los chicos te tratan con más delicadeza al placar, nosotras vamos con más fuerza”, añade.

Sin embargo, hace aproximadamente un año descubrieron que en el Sur había surgido un grupo femenino de rugby. “Cuando nos enteramos de la existencia de El Rhino, nos pusimos en marcha para formar un equipo”, explica la deportista, que ahora se encuentra realizando un máster especializado en Astrofísica. Poco a poco lograron reunir a varias chicas, y con ellas, crear un equipo para disputar en mayo de este año un torneo con una duración de un solo día contra equipos como el Barcelona y el Gran Canaria. “El Barcelona vino a Tenerife y decidimos contactar con ellas para jugar un torneo de Rugby Seven”, explica. Pero tras este torneo “muchas chicas dejaron el equipo, porque no les gustaba del todo”, señala.

Tras la retirada de varias jugadoras, Berta y Lara decidieron continuar buscando un nuevo equipo femenino, por lo que en septiembre “empezamos desde cero otra vez”. Y el momento más importante llegó. “Estrella, amiga de Berta y procedente también de Madrid, vino a Tenerife. Empezamos a movernos y a pegar carteles por las diferentes facultades de la Universidad de la Laguna. Así comenzamos a recibir las primeras llamadas”, explica.

"En el rugby no llevas el nombre en la camiseta; llevas un número porque refleja que eres un equipo, no una persona". / SERGIO MÉNDEZ

De esta forma, el grupo fue aumentando poco a poco. “Las chicas venían a probar un día de entrenamiento con nosotras y con los chicos del equipo masculino. Les gustaba y se fueron uniendo”. En la actualidad la plantilla lo conforman aproximadamente 15 jugadoras. “Hemos conseguido crear el equipo que tanto deseábamos, pero seguimos buscando jugadoras para poder llegar a disputar un Rugby 15”. Ahora, el equipo lleva a cabo sus entrenamientos los sábados también junto al Rhino, ambos conjuntos entrenados por el técnico Daniel Castillo y se preparan para la liga que comenzará el 21 de enero de 2012. “Es el primer año que se hace la superliga femenina de rugby; nosotras todavía no hemos decidido el nombre de nuestro equipo, pero se nos asocia como el equipo femenino y para disputar la liga, nos uniremos a las del Sur”.

En relación a la práctica de este deporte, la deportista asegura que “se trata de un juego de equipo. En el rugby no llevas el nombre en la camiseta; llevas un número porque refleja que eres un equipo, no una persona”. En este sentido, Lara explica que “si fastidias una jugada, es obra de todo el equipo”. Se trata de un deporte en el que “hay mucho compañerismo. El perdón siempre está presente”, y asegura que “en un partido de fútbol se producen más lesiones que en un partido de rugby”.

En cuanto al deporte en sí, Lara explica que “la gran mayoría ni siquiera sabe que la selección de rugby femenina es campeona de Europa. En este país se prioriza el fútbol y el baloncesto”.

Para Lara el rugby es un modo de “desconexión. Animo a todas las chicas a que lo prueben, solo hacen falta ganas e ilusión”.

[apunte]

Berta y Lara, las impulsoras

Las jugadoras de rugby Lara Monteagudo y su compañera Berta Margalef desarrollan los entrenamientos los martes y jueves. Los sábados los llevan a cabo junto al conjunto sureño, Rhino, con vistas al inicio de la liga de rugby femenino que será a partir del 21 de enero frente al Gran Canaria. “Nuestro mayor logro fue formar un equipo y poder crear una liga junto a clubes como el Gran Canaria y el Fuerteventura”.

[/apunte]