X
caso Mazotti >

Absueltos todos los procesados en el ‘caso Mazotti’ al no existir pruebas de que la constructora estafara a los bancos

   

EFE | Las Palmas

La Audiencia de Las Palmas ha absuelto hoy a todos los procesados en el “caso Mazotti”, al considerar que no existen pruebas de que la constructora estafara a los bancos que financiaban sus negocios, mientras que sí hay indicios de que estas entidades “consintieron” sus irregularidades.

El Ministerio Fiscal sostenía en este caso que los administradores de Mazotti, Alejandro N.M. y su hija Mónica N.O., habían urdido un plan para obtener financiación de los bancos mediante engaños, presentando para ello certificaciones de obra duplicadas que, presuntamente, les facilitaba un funcionario del Cabildo de Gran Canaria al que habrían sobornado, José Luis D.D.

La Fiscalía acusaba a los procesados de falsedad en documento oficial, en concurso con estafa, y también de cohecho, y solicitaba para cada uno de ellos una condena de diez años de cárcel.

En una sentencia hecha pública hoy, la sección sexta de la Audiencia reconoce que Mazotti presentó a los bancos que le adelantaban el pago de las obras que realizaba para el Cabildo certificaciones duplicadas y también que existen algunas irregularidades en los contratos de cesión de crédito que la empresa firmó a beneficio esas entidades.

Sin embargo, el tribunal se acoge a la versión que durante todo el procedimiento han mantenido las defensas, que sostenían que los bancos estaban interesados en trabajar con Mazotti “a cambio de sustanciosos porcentajes de descuento” y que “sabían que el verdadero deudor no era el Cabildo, sino la propia Mazotti”.

A este respecto, la sentencia afirma que las certificaciones duplicadas no iban destinadas a incluirse en el tráfico mercantil, sino que “su elaboración se debió a un artificio probatorio consentido por todas las partes implicadas”.

En cuanto a los cargos que pesaban sobre el funcionario José Luis D.D., le concede el beneficio de la duda, al considerar que “no es insólito” que los pagos que recibió de Mazotti lo fueran por haber realizado un proyecto para la empresa, mientras que “sí resultaría más que insólito” que le hubieran pagado un soborno “de una forma tan fácil de descubrir”, como es la entrega de “efectos bancarios”.

Respecto al hecho de que su firma, como jefe de los Servicios Técnicos del Departamento de Cooperación del Cabildo grancanario, figurara en varios de las certificaciones duplicadas, la Audiencia cree que pudo deberse “a una firma en blanco o, incluso (…), a un favor efectuado sin contraprestación alguna a Alejandro N.M.”.

Entre los indicios que maneja la Audiencia Provincial para defender la tesis de que las entidades bancarias “consintieron” las irregularidades existentes en las cesiones de crédito presentadas por Mazotti y sabían que su deudor era esa empresa, no el Cabildo, figura el hecho de que ninguna se dirigió a la Corporación insular para cobrar hasta que Alejandro N.M. fue arrestado.
Y eso, a pesar de que en varios casos los plazos de vencimiento de las deudas ya se habían cumplido “sobradamente”.

Además de absolver a los procesados, la sentencia exime al Cabildo de cualquier responsabilidad en los perjuicios que hayan podido sufrir las entidades bancarias y rechaza así las acciones civiles que se habían iniciado contra la institución insular.

“Lo que sucede en autos no transciende del mero incumplimiento civil, pues ninguna defraudación ha resultado acreditada. No podemos olvidar la inexistencia de gestión de cobro alguna ante el Cabildo, gestiones que solo se inician una vez detenido el administrador de Mazotti; esto es, cuando la solvencia de la mercantil parece peligrar”, argumenta el magistrado ponente de la sentencia, Carlos Vielba Escobar.