X

Acuerdo histórico para suscribir el tratado de austeridad del euro

   

El primer ministro finlandés Jyrki Katainen, el presidente francés Nicolas Sarkozy, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, charlan durante un descanso del Consejo de jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea. | EFE

AGENCIAS | Bruselas

La Unión Europea logró este viernes un acuerdo histórico para elaborar un nuevo tratado con una mayor integración fiscal en la eurozona, pero Reino Unido, la tercera mayor economía de la UE, se negó a unirse a los otros 26 países y quedó aislada. El resultado del Consejo Europeo celebrado en Bruselas dejó incertidumbres en los mercados sobre cuándo y cómo se adoptarán medidas más decisivas para frenar una crisis de la deuda que comenzó en Grecia en 2009, se extendió a Portugal e Irlanda, ha alcanzado a Italia y España y ahora amenaza a Francia e incluso a Alemania, la potencia económica de la UE.

Mientras, España no ha conseguido finalmente tener capacidad de bloquear el fondo de rescate que entrará en vigor el año próximo, el llamado Mecanismo Europeo de Estabilidad, como tiene Alemania, Francia o Italia, petición que Rajoy había transmitido a Zapatero y que éste ha defendido en dos ocasiones ante los 27 en esta cumbre.

El nuevo tratado podría tardar tres meses en negociarse e incluso ser sometido a arriesgados referendos en países como Irlanda. Todos los estados de la UE salvo Reino Unido acordaron tratar de conseguir un régimen de disciplina presupuestaria más estricto con sanciones automáticas para los que no cumplan las normas de déficit en la zona de la moneda única, pero Reino Unido dijo que no podía aceptar las enmiendas propuestas al Tratado de la UE tras no conseguir concesiones. “Este es un gran avance para una unión estable”, dijo la canciller alemana, Angela Merkel. “Utilizaremos la crisis como una oportunidad para un nuevo comienzo”.
Después de 10 horas de negociaciones hasta bien entrada la madrugada del viernes, los 17 socios del euro más nueve de los otros 10 países miembros de la UE acordaron negociar un nuevo tratado intergubernamental anexo al Tratado de Lisboa. Los escasos aliados británicos se fueron diluyendo durante la mañana, aunque los nueve países de fuera del euro dijeron que formarían parte del proceso de unión fiscal tras consultar con sus parlamentos.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijo que la decisión es un paso adelante para que haya unas normas presupuestarias más estrictas que sostiene son necesarias si la eurozona quiere salir reforzada de los dos años de turbulencias en los mercados. “Va a ser la base de un buen plan fiscal y más disciplina en política económica entre los miembros del área del euro”, declaró Draghi. “Llegamos a conclusiones que tendrán que ser concretadas en los próximos días”. Dos fuentes del BCE dijeron que el consejo gobernador de la entidad decidió el jueves mantener la compra de bonos limitada a 20.000 millones de euros semanales y que no veían necesidad de revisarla tras el resultado de la cumbre.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo a la prensa que la decisión del BCE de dar fondos ilimitados a tres años a los bancos europeos, muy necesitados de efectivo, será mucho más eficaz, al permitirles seguir comprando bonos de los estados.

“Esto significa que cada estado puede dirigirse hacia sus bancos, que tendrán liquidez a su disposición”, afirmó. La noción de que los bancos comerciales puedan aumentar sus compras de bonos de los estados parece optimista.

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó que el mundo verá que Europa ha aprendido de sus errores y ha evitado un “compromiso pésimo”, mientras que Sarkozy se mostró entusiasmado de reunir a un grupo tan amplio en torno a la eurozona. “Esta es una cumbre que pasará a la historia”, dijo Sarkozy. “Habríamos preferido una reforma de los tratados entre 27. Eso no ha sido posible dada la posición de nuestros amigos británicos. Así que será mediante un tratado intergubernamental a 17, pero abierto a otros”.

El apoyo activo del BCE en los próximos días será decisivo, ya que los mercados pondrán en duda la fuerza de las protecciones financieras de Europa para economías vulnerables como Italia y España, que el año que viene tendrán que buscar refinanciación por cientos de miles de millones de euros.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que presidió la cumbre, dijo que las instituciones europeas participarán activamente en el nuevo texto, que podría firmarse a primeros de marzo como muy tarde. La eurozona más los otros nueve podría celebrar una cumbre sin Reino Unido en enero. Las dificultades podrían venir también de países como Finlandia o Eslovaquia, que se oponen a la maniobra francobritánica para que las decisiones sobre futuros rescates se adopten por una supermayoría del 85%, para evitar ser tomados como rehenes por un país pequeño.

Mientras, los sindicatos europeos criticaron los resultados de la cumbre de líderes europeos celebrada en Bruselas, ya que consideran que el nuevo acuerdo intergubernamental rompe la Unión Europea, supondrá más austeridad y no creará empleo. La Confederación Europea de Sindicatos estimó que Reino Unido tiene una “gran responsabilidad” al haber forzado la división de la UE. Los sindicatos rechazaron ciertas medidas centrales del acuerdo europeo como una mayor disciplina fiscal, la posibilidad de sanciones automáticas y la vigilancia sobre los países miembros incumplidores, ya que creen que provocarán un mayor “enfado” entre los ciudadanos y trabajadores europeos.

[apunte]

Reacciones

EE.UU. se congratula. La Casa Blanca se congratuló de las “señales de progreso” en la Unión Europea para hacer frente a la crisis de la deuda que supone el acuerdo alcanzado en la cumbre de Bruselas para reforzar la disciplina fiscal. En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que “hay señales de progreso y eso es algo bueno”, aunque reiteró su llamamiento a la Unión Europea para que actúe de forma decisiva contra la crisis.

Impulsa el Ibex un 2,23%. El Ibex 35 ha saludado el pacto fiscal de la UE, con la excepción de Reino Unido, para reforzar la integración fiscal y la supervisión financiera con una subida de un 2,23% al cierre de jornada. Tras las dos sesiones previas en rojo, el selectivo ha logrado esquivar las pérdidas en la semana (+1,06%). Los mayores incrementos de la jornada los han protagonizado los títulos de FCC (+4,55%), Arcelormittal (+4,43%) y Enagas (+3,50%). Ningún valor del selectivo se ha teñido de rojo en las sesión de este viernes.

[/apunte]