X

Atrapan al receptor de más de un kilo de cocaína gracias a una entrega controlada

   

T. F. | Santa Cruz de Tenerife

Efectivos de la Guardia Civil adscritos a la Unidad Orgánica de Policía Judicial del Instituto Armado de Santa Cruz de Tenerife prestaron un brillante servicio en la lucha contra el tráfico de drogas al detener a un hombre, de 41 años de edad y vecino de Las Palmas de Gran Canaria, como presunto autor de un delito contra la salud pública, según datos facilitados por la Oficina de Comunicación de la Comandancia provincial mediante una nota de prensa.

El ahora detenido resultó ser, tras investigaciones del citado grupo de la Benemérita, el destinatario de la droga incautada al pasajero que, el pasado día 14 del presente mes, fue sorprendido en posesión de estupefacientes a su llegada a la Isla.

En concreto, la llamada mula o mulero (en argot, un mero transportista de drogas contratado -y a veces, traicionado- por los narcotraficantes para superar fronteras o controles) fue detectada a la llegada de un vuelo procedente de Caracas vía Madrid al aeropuerto Tenerife Norte (Los Rodeos).

Fueron igualmente guardias civiles destinados al referido aeródromo los que localizaron y desenmascararon al sospechoso, un joven de apenas 18 años de edad y nacionalidad venezolana, al que se le localizó en el equipaje un total de 30 láminas plásticas que contenían en su interior 1.150 gramos de cocaína. Lejos de considerar suficiente la interceptación del eslabón más débil de la cadena, los guardias organizaron una entrega controlada de la mercancía ilegal descrita, lo que finalmente permitió apresar al auténtico destinatario de la misma. Los controles en puertos y aeropuertos de Canarias siempre se refuerzan en vísperas de festivos, tal y como ocurre ahora ante la inminente llegada del periodo navideño, al objeto de combatir el consiguiente crecimiento en el tráfico de estas sustancias.